(LMP)

MAYAGUEZ, Puerto Rico -- Los representantes de Venezuela, México y República Dominicana buscan sus primeras coronas regionales, mientras que el anfitrión intenta recuperar la gloria perdida de Puerto Rico cuando arranque el miércoles la Serie del Caribe.

Los Toros del Este (Dominicana), Yaquis de Ciudad Obregón (México) y Caribes de Anzoátegui (Venezuela) no cuentan con trofeos caribeños en sus vitrinas, mientras que los Criollos de Caguas (Puerto Rico) tienen tres coronas, aunque la última data de 1987.

Los Caribes son debutantes absolutos en el clásico caribeño tras conseguir su primer título de la pelota venezolana.

República Dominicana es el campeón defensor tras la victoria el año pasado de los Leones del Escogido en Isla Margarita, donde extendió su dominio abrumador en la tabla histórica con 18 coronas. Puerto Rico le sigue con 14, Venezuela con siete y México con cinco.

Los dominicanos llegan con más de una semana de descanso tras barrer en cinco duelos la serie final contra las Estrellas Orientales.

"Vamos a darlo todo para traer para los Toros su primera Serie del Caribe y revalidar el título que conquistaron los Leones del Escogido el año pasado en Venezuela", expresó el jardinero de los Toros, Ricardo Nanita.

Dominicana debuta el miércoles a primera hora frente a México, y Puerto Rico cierra la jornada inaugural frente a Venezuela.

El equipo dominicano no cuenta con las figuras de Grandes Ligas de las que hacía gala en el pasado, astros de la talla de Miguel Tejada y David Ortiz que hasta hace poco participaron en la serie.

La realidad es que ninguno de los equipos trajo estrellas deslumbrantes, y en esta ocasión quizás los nombres más conocidos en las mayores son el relevista mexicano Luis Ignacio Ayala, el jardinero dominicano Esteban Germán y el guardabosque mexicano Karim García, el infielder puertorriqueño Alex Cora y el infielder venezolano José Castillo.

En la banca de Venezuela estará el dominicano Julio Franco, una leyenda en el béisbol de las mayores por su longevidad con varios equipos.

"Hemos armado a un equipo bastante, bastante competitivo. No podemos decir que vamos a ganar el título, pero vamos a batallar, iremos día a día y al final veremos qué pasa", expresó el gerente general de los Caribes, Samuel Moscatel.

Los Criollos son la única novena en Mayagüez que ha ganado la serie --en 1954, 1974 y 1987.

Ahora, Caguas intentará devolverle algo de brillo a la pelota boricua, que no se corona desde que los Cangrejeros de Santurce ganaron el clásico de 2000 en Santo Domingo.

"Este grupo va a dar lo mejor de ellos. Le va a dar a Puerto Rico lo que por 11 años no se ha podido conseguir, que es el campeonato en la Serie del Caribe", prometió el manager de los Criollos, Lino Rivera.

Puerto Rico presenta quizás uno de los mejores cuerpos de lanzadores del torneo con Juan Padilla, Saúl Rivera y William Collazo.

Los Yaquis se reforzaron hasta los dientes con 13 jugadores, incluyendo al guardabosque Karim García, un veterano de las mayores y de las ligas asiáticas, y el novato Leo Heras, una de las promesas de la pelota mexicana.

"Nosotros ya cumplimos con hacer al equipo de Yaquis de Obregón campeón de la Liga Mexicana del Pacífico, y ahora le tocará a la liga, con los refuerzos integrados, hacer de este equipo un digno representante de México", comentó el presidente de los Yaquis, René Arturo Rodríguez.

Las estrellas sí brillarán fuera del terreno en los lanzamientos de las primeras bolas: el boricua Roberto Alomar, flamante elección al Salón de la Fama de Grandes Ligas al que se dedica la serie y encargado del pitcheo inaugural en el debut de Puerto Rico; el dominicano Juan Marichal, otro miembro de Cooperstown, y el puertorriqueño Iván Rodríguez.