(AP)

MAYAGÜEZ, Puerto Rico - Karim García ha sido todo un trotamundos del béisbol profesional. Para el veterano mexicano, eso no es un insulto, sino algo que ha gozado a lo largo de una carrera que abarca más de 15 años.

"Son muchos recuerdos, en todos los países donde he jugado", le dijo García a LasMayores.com en el Estadio Isidoro "Cholo" García de esta ciudad durante la Serie del Caribe 2011. "Tanto en Estados Unidos, Asia como México, son muchos recuerdos, diferentes culturas. El béisbol es mi pasión, por eso voy a vivir y morir en él."

García ha visto mucho desde que subió con los Dodgers de Los Angeles en 1995.

Entre otros acontecimientos curiosos de su carrera en la Gran Carpa, "ayudó" a los Diamondbacks a ganar su único título de Serie Mundial hasta el momento, en el sentido de que fue parte del cambio que llevó a Luis González de Detroit a Arizona en 1999.

Y, por supuesto, todo el mundo recuerda el incidente entre él y el dominicano Pedro Martínez en la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2003, cuando vistiendo el uniforme de los Yankees, su intercambio de palabras con el derecho luego de éste tirarle a la cabeza provocó toda una trifulca en el Fenway Park.

Pero en términos de puro béisbol, García se ha ganado un espacio en diversos circuitos luego de jugar por última vez en Grandes Ligas en el 2004 con los Orioles. El oriundo de Ciudad Obregón se ha destacado en el béisbol japonés y sobre todo en Corea del Sur, donde dejó huellas tanto con el bate como a la defensa.

En México, ha seguido jugando en la Liga del Pacífico, accionando con los Naranjeros de Hermosillo en el 2010-11 antes de reforzar a los Yaquis en esta Serie del Caribe.

"Para mí es honor representar a mi país, México, en una Serie del Caribe", dijo García, quien lleva hasta ahora promedio de .364 con una empujada en el certamen. "Siempre que nos han invitado hemos estado presentes para hacer todo lo posible para ganar la Serie del Caribe."

A sus 35 años, García no da señales de querer retirarse, sino todo lo contrario.

"Nos encanta el beisbol, es mi pasión", dijo el jardinero, quien jugará con los Sultanes de Monterrey de la Liga Mexicana de Béisbol por segunda vez en su carrera este verano. "Mientras pueda jugar nadie me quita esa camiseta."