(Ricardo Arduengo/AP)

MAYAGÜEZ, Puerto Rico - Julio César Franco ya está consagrado como figura única de nuestros tiempos en béisbol profesional, jugando hasta una edad bien avanzada en Grandes Ligas y otras ligas, manteniéndose en grandes condiciones físicas todo el tiempo.

Ahora el dominicano busca seguirles los pasos a dos de sus compatriotas.

Manny Acta, actual manager de los Indios, y Felipe Rojas Alou, ex piloto de los Expos y los Gigantes, dirigieron en la pelota venezolana antes de recibir su oportunidad de llegar a una cueva de Grandes Ligas como capataz. Franco aspira a eso mismo.

"Acepté el reto con estos muchachos, y aunque muchas personas creyeron que no íbamos a ganar, aunque los cerebros del béisbol nunca me dieron la oportunidad...obviamente se equivocaron", dijo Franco aquí durante la Serie del Caribe del 2011.

Por supuesto, Franco se refiere a sus Caribes de Anzoátegui, conjunto que el quisqueyano llevó a la primera corona de su historia en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.

El hecho de que Franco, ahora con 52 años de edad, empezara su carrera como manager en el Caribe fuera de su país sorprendió a algunos, sobre todo en la misma República Dominicana.

"Nunca me lo ofrecieron", dijo el oriundo de Hato Mayor al referirse a la posibilidad o no de dirigir en la Liga Dominicana en la temporada recién concluida. "En Dominicana sólo hay seis equipos, no puede haber tantos managers."

Además de sus impresionantes hazañas a nivel de Grandes Ligas--promedio de .298 en 23 campañas, 1,194 empujadas, seis Bates de Plata y un título de bateo-Franco es uno de los peloteros más recordados de la Liga Dominicana, con promedio de .300 en 16 campañas con los Leones del Escogido y las Estrellas Orientales.

Pero el también veterano del béisbol de México, Japón y Corea del Sur, además de la Gran Carpa, se ha mostrado contento con la oportunidad que ha recibido en Venezuela con Caribes.

"En Dominicana nunca se me abrieron las puertas", afirmó Franco, quien calificó como "rumores" la versión de que tuvo una oferta de dirigir en su país. "Pero Gracias a Dios se dio en Venezuela y estoy agradecido."

De hecho, el actual capataz del campeón de Venezuela afirma que como forma de premiar la confianza del equipo de Anzoátegui, le daría la primera opción en caso de tener múltiples ofertas para el 2011-12.

"Hay que estar agradecido" manifestó. "No es porque Santo Domingo sea mi patria; la gente que me dio la oportunidad de yo manejar en el Caribe y fueron Caribes de Anzoátegui. No sería justo que no le diera la primera opción."

Sin embargo, eso no significa que no esté dispuesto a escuchar ofertas de quien exprese un interés en sus servicios.

"He aprendido a nunca decir no en ningún lado", afirmó. "Lo pensaría y lo miraría."

Sea lo que sea el futuro de Franco en la pelota caribeña, tiene una meta firme y clara: Ser manager en el béisbol de lujo.

"Siempre dije que quería dirigir en Grandes Ligas cuando se terminaba mi carrera", dijo Franco, quien señaló a Bobby Cox en los Bravos y Willie Randolph en los Mets como ejemplos a seguir, ya que los observó en la cueva de ambos equipos en la última parte de su carrera como jugador. "Fueron siete años de aprendizaje que ahora puedo poner en acción."

En el béisbol caribeño, el dominicano ha comenzado con buen pie, haciendo historia en Venezuela y ahora con la oportunidad de brillar desde la cueva en la Serie del Caribe.

"Gracias a Dios me ha ido bien. Gracias a Dios empecé bien, y espero que mi carrera sea larga y ardua y que Dios me dé la opción de dirigir en Grandes Ligas."