(Ricardo Arduengo/AP)

MAYAGUEZ, Puerto Rico -- Los errores siguen marcando la pauta tras la primera vuelta de la Serie del Caribe.

Tras una primera vuelta con 23 errores en seis partidos, República Dominicana y México quedaron bien encaminados en la cima de la tabla de posiciones después de sus triunfos del viernes sobre Puerto Rico y Venezuela, respectivamente.

Los Toros dominicanos se llevaron el clásico caribeño al vencer por 4-3 a Puerto Rico con tres carreras en el último inning, mientras que los Yaquis mexicano aprovecharon cuatro pifias de los Caribes venezolanos para imponerse por 7-3.

México y República Dominicana tienen marca de 2-1, y el ganador de su duelo del sábado quedará en una posición de lujo para adjudicarse el título. Puerto Rico y Venezuela, ambos con 1-2, chocan a segunda hora en un encuentro de vida o muerte.

"Nosotros hemos estado en esta situación antes", señaló el manager de Puerto Rico, Lino Rivera. "Mañana (sábado) la situación es que están México y Dominicana, y uno de los dos se pone en tres y uno. No se puede perder el partido".

Puerto Rico estuvo a ley de dos outs de ganar su encuentro frente a República Dominicana, la gran rivalidad deportiva del Caribe. Sin embargo, el taponero de los Criollos, Saúl Rivera, se desplomó en la parte alta de la novena.

Arriba 3-1 y con un out, "Monaguillo" Rivera otorgó dos boletos y permitió un triple a Esteban German que igualó la pizarra. Tras un boleto intencional, salió de la lomita y luego Dominicana logró la carrera del triunfo.

Una historia demasiado familiar para Puerto Rico, que no gana la Serie del Caribe desde 2000.

"Obviamente fue un gran triunfo para nosotros, hace mucho que no sentía un ambiente así", señaló el dirigente de los Toros, Dean Treanor.

El estadio Isidoro García estuvo repleto por primera vez en el torneo, y los fanáticos puertorriqueños y dominicanos pintaron las gradas con banderas de ambos países.

Pero, a la hora de la verdad, fueron los dominicanos los únicos que festejaron.

"Nos mantuvimos positivos y pudimos aprovechar las oportunidades que el pitcher nos dio", indicó German. "El equipo se mantuvo muy positivo. Nosotros hasta que no se haga el último out no nos rendimos".

El final airoso hizo olvidar las pifias dominicanas durante el encuentro, incluyendo un error del jardinero izquierdo Ricardo Nanita que dejó caer un fácil elevado para permitir una carrera boricua, y dos lanzamientos salvajes del abridor dominicano Fernando Abad.

A primera hora, Venezuela no tuvo la misma suerte y sus cuatro errores le costaron caro.

Agustín Murillo, a su vez uno de los principales infractores del torneo con cuatro errores, remolcó tres carreras por México.

"Es una combinación desastrosa en el béisbol si no bateas en el momento oportuno ni coges la bola en el momento oportuno", señaló Franco. "Así es difícil ganar en este juego".