(Ricardo Arduengo/AP)

MAYAGUEZ, Puerto Rico -- La Serie del Caribe se va a decidir en la recta final. O quizás en entradas extras.

Puerto Rico y Venezuela ganaron el domingo en la penúltima jornada y dejaron latente la posibilidad de que hasta los cuatro equipos participantes terminen el torneo empatados con récord de 3-3, lo que abriría un abanico de alternativas para decidir el campeón.

Los Criollos boricuas derrotaron por 7-5 a los Yaquis mexicanos, que si ganaban el domingo se coronaban. Horas antes, los Caribes venezolanos superaron por 3-0 a los Toros dominicanos.

Puerto Rico y México tienen marca de 3-2, mientras que Venezuela y República Dominicana tienen 2-3.

"Nosotros nos jugamos la vida hoy e hicimos lo suficiente", comentó el infielder puertorriqueño Alex Cora.

Venezuela enfrenta el lunes a primera hora a México y Puerto Rico cierra la programación frente a su archirrival República Dominicana.

México y Puerto Rico tienen el panorama más claro: cualquiera se corona si gana su partido y el otro pierde.

La situación se puede complicar hasta el punto de que las cuatro novenas terminen con 3-3 si Venezuela y República Dominicana ganan, una situación inédita en las 52 ediciones del torneo.

En ese caso, dos equipos quedarían eliminados por sistema de promedio de carreras. Los dos en pie chocarían el martes, a las 10.00 (1400 GMT) por el cetro.

Puerto Rico mantuvo a flote sus esperanzas con su victoria sobre los Yaquis, que al igual que los Caribes y los Toros buscan su primer título caribeño.

Juan Padilla realizó un extraordinario trabajo en relevo del abridor Kyler Newby para apuntalar el triunfo de los anfitriones.

"La meta es traer el campeonato de la Serie del Caribe a Puerto Rico, que hace tiempo que no lo tenemos", afirmó Cora.

Para ser exactos, hace 11 años, ya que los Cangrejeros de Santurce fueron la última escuadra puertorriqueña que ganó la serie en 2000 en Santo Domingo.

"Hay que seguir creyendo y las cosas pasarán", agregó Cora.

Los Yaquis dejaron escapar una posibilidad dorada en parte por la inefectividad de su abridor Francisco Córdova y su relevista Daniel Guerrero, que cargó con el revés.

"Mañana (lunes) va a haber dos equipos contentos o tristes. Así es el béisbol", comentó el manager de México, Eddy Díaz.

Venezuela, en tanto, jugó su mejor partido del torneo cuando más lo necesitaba, ya que un revés lo hubiese eliminado de la competencia.

Manny Ayala lanzó cinco entradas en blanco y Alexis Espinoza sacudió un bambinazo solitario para encabezar el triunfo de los Caribes, que en dos ocasiones en la serie han tenido que jugar menos de 13 horas después de su duelo de la noche anterior.

"Nos pusimos en una muy mala situación con la derrota", reconoció el piloto de República Dominicana, Dean Treanor. "No pensé que jugaríamos tan mal, pensé que podíamos tener un mejor resultado".