MAYAGÜEZ, Puerto Rico -- De la selección cubana a los circuitos invernales a Grandes Ligas, el zurdo Raúl Valdés ha dado muchas vueltas en el béisbol.

Ahora, en medio de una candente Serie del Caribe en representación de los Toros del Este de la República Dominicana, Valdés está listo para los retos que le esperan.

"El invierno ha sido bastante bueno", le dijo Valdés a LasMayores.com. "Me preparé bastante bien desde que empezó (la Liga Dominicana) y me ha ido muy bien."

Valdés cumplió a carta cabal con los Toros en la temporada del 2010-11, terminando con marca de 5-3 y efectividad de 2.95 en 10 presentaciones, nueve de ellas como abridor.

De cara a los entrenamientos de primavera de los Cardenales, equipo con el que tiene un contrato de liga menor, Valdés ha aceptado con gusto la encomienda de llevar la franela a los quisqueyanos en el Clásico Caribeño.

"Me siento bastante bien, ya que el equipo nuestro ganó en la Republica Dominicana, y a representar al equipo y al país."

En esta Serie del Caribe en Mayagüez, Valdés fue señalado como el primer abridor de la República Dominicana por el manager de los Toros, Dean Treanor. El cubano no decepcionó en el primer encuentro del certamen, tirando 6.1 entradas en las que permitió tres hits y dos vueltas, saliendo sin decisión en lo que sería una derrota del equipo de La Romana ante los Yaquis de Obregón en 15 episodios.

Valdés lanzó hasta mejor el lunes en el último partido del certamen, dejando en blanco a los boricuas en 7.2 entradas de labor, en las que permitió cuatro hits y ponchó a seis.

En un total de 14.0 episidios, permitió sólo dos vueltas y terminó con brillante efectividad de 0.64.

En cuanto a la venidera temporada en Estados Unidos se refiere, Valdés pretende ganar más terreno a nivel de Grandes Ligas. En el 2010 hizo su debut en la Gran Carpa con los Mets, mayormente como relevista. Tuvo récord de 3-3 y efectividad de 4.91 en 38 juegos (uno como abridor), antes de ser enviado a liga menor. En Triple-A Buffalo, ganó dos y perdió uno en nueve encuentros (siete aperturas), con promedio de carreras limpias de 3.00 y 36 ponches en igual número de entradas lanzadas.

En San Luis hay una rotación bastante profunda, por lo menos en el papel, y por ende Valdés está preparado para aportar en el rol que sea, con tal de quedar en el equipo grande.

"Siempre he sido abridor, pero me van a usar como relevista", contó Valdés, quien abandonó Cuba en el 2003. "El año pasado trabajé como relevo de los Mets. Si me van a usar como relevo, ahí estaré."

Un aspecto interesante de la firma del nacido en La Habana con San Luis es la oportunidad-a sus 33 años--de trabajar con el coach de pitcheo de los Cardenales, Dave Duncan, quien se ha hecho famoso por sacarle lo mejor a los veteranos.

"Me ha dicho que la gente que es buen coach", dijo Valdés al respecto. "Trabaja mucho y que ha ayudado a los pitchers; muchos pitchers que han trabajo con él dicen que es buen pitching coach."

Está por verse si Valdés podrá hacer el equipo grande de los Cardenales desde el principio del 2011. Por lo menos para empezar la campaña, su mejor oportunidad podría ser el rol de segundo zurdo del bullpen, detrás de Trever Miller. Si no, empezaría la temporada en Triple-A Memphis.

"Voy a estar bien preparado para dar el 100% para quedarme en el equipo desde un principio", afirmó Valdés. "Mi meta tratar de hacer el equipo desde el principio."