(Fernando Llano/AP)

SANTO DOMINGO - Una vez más, Nelson Figueroa se convirtió en la figura principal de una Serie del Caribe...al menos en la primera jornada.

El derecho veterano tiró 6.2 entradas por los Indios de Mayagüez el miércoles contra los Tigres de Aragua, para así darle la victoria por 3-1 a Puerto Rico sobre Venezuela en el inicio de la Serie del Caribe del 2012. Figueroa, de 37 años, demostró una vez más que es un exitoso "trotamundos" del béisbol profesional.

Después de viajar largas horas desde su hogar en Arizona previo a las acciones del miércoles, Figueroa "sacó de abajo" para brindarle a la Isla del Encanto un importante triunfo en el Estadio Quisqueya.

"Me sentí cansado", dijo Figueroa. "Me sentí como que no tenía el mejor stuff como cuando pitché tantos juegos aquí, pero fue suficiente para aguantar a esa (alineación) de Venezuela, que es muy peligrosa. Gracias a Dios los relevos que vinieron e hicieron su trabajo."

Figueroa ha estado con nueve organizaciones de Grandes Ligas desde 1995 y con siete de ellas ha pisado un montículo de la Gran Carpa.

Sus números en las mayores no han sido muy sobresalientes que digamos. En partes de nueve temporadas, lleva marca de 20-35 con efectividad de 4.55 en 145 partidos, 65 de ellos aperturas. En el 2011 con los Astros de Houston, tuvo 0-3 con 8.69 en ocho presentaciones (cinco aperturas).

Son muchos los que se darían por vencidos y buscarían hacer otra cosa. Pero Figueroa, en gran parte por su perseverancia en circuitos fuera de Estados Unidos, incluyendo las ligas invernales del Caribe y México, ha sabido seguir vigente de alguna manera.

"Estoy aquí porque quiero la oportunidad de seguir pitchando en Grandes Ligas", dijo un Figueroa rodeado de la prensa luego de su victoria sobre Venezuela. "Podría estar sentado en una oficina, lidiando con el tráfico de la hora pico, pero en vez de eso el estadio es mi oficina. Vengo al trabajo y puedo jugar y divertirme."

Sus intervenciones en el béisbol invernal ya son cosa de leyenda. Ha sido carta de triunfo en México, Dominicana y Puerto Rico, ni hablar de lo que ha hecho en Clásicos Caribeños. Con su victoria del miércoles, ha ganado juegos de Serie del Caribe vistiendo el uniforme de equipos de esos tres países.

En esta ocasión, Figueroa-neoyorkino de ascendencia puertorriqueña-ha dedicado su actuación en la Serie del Caribe a su abuelo, quien falleció hace menos de un año.

"Es especial tener la oportunidad de jugar por tres países", comentó al respecto. "Una de mis motivaciones fue darle a Puerto Rico la oportunidad de ganar y dedicarle el título a mi abuelo. Él siempre fue una de las personas de más apoyo para mí. Quiero hacerlo por él."

Los Azulejos de Toronto serán la novena organización de Grandes Ligas para Figueroa, quien firmó un pacto de liga menor con el equipo canadiense en este invierno.

"Sólo espero que me den el chance de demostrarles lo que puedo hacer", dijo al respecto.

El manager de los Indios, Dave Miley, había visto a Figueroa en los circuitos minoritarios de Estados Unidos antes de dirigirlo este invierno. Ya sabe de lo que es capaz.

"Es uno de esos muchachos por los que pujas", dijo Miley, actualmente dirigente del equipo Triple-A de los Yankees, el Scranton/Wilkes-Barre. "Está viviendo el sueño. Me imagino que todos lo estamos haciendo, pudiendo vestir un uniforme luego de tantos años."

De su parte, Figueroa está dispuesto a lo que pida Toronto...con tal de seguir viviendo ese sueño.

"Voy a salir a tratar de ganarme un puesto, sin importar el rol", afirmó. "Espero ayudar al equipo a alcanzar las alturas que he alcanzado yo en este invierno."