(AP)

SANTO DOMINGO -- La primera jornada de la Serie del Caribe que se celebra en el estadio Quisqueya de la capital dominicana resultó ser todo un espectáculo de pitcheo.

En el duelo entre los Indios de Mayagüez, de Puerto Rico, y los Tigres de Aragua, de Venezuela, el derecho Nelson Figueroa demostró sus condiciones de estrella del Caribe al dominar por seis entradas y dos tercios la ofensiva venezolana para guiar a los puertorriqueños a una victoria por 3-1 sobre los sudamericanos.

Figueroa se bajó del avión apenas una hora y media antes del juego, y dio el primer paso para ayudar a Puerto Rico a romper una racha de 12 años sin ganar una Serie del Caribe.

"Vine a tratar de darle a Puerto Rico la oportunidad de ganar. Mi abuelo murió recientemente y quería lanzar este juego porque así tenía el chance de lanzar en el último juego, el del campeonato", dijo Figueroa luego del triunfo.

En el segundo encuentro, y luego de una prolongada ceremonia de inauguración que provocó que el partido se iniciará más de una hora y media después de lo anunciado, el zurdo estadounidense Kris Johnson amarró los bates mexicanos y guió a los Leones del Escogido, de la República Dominicana, a una victoria por 2-1 sobre los Yaquis de Obregón.

Johnson sólo toleró una carrera sucia en cinco entradas y tres hits para los locales, que han ganado las últimas tres ediciones de la Serie del Caribe cuando se juega en su país.

"Ayer mismo fue que me dijeron que iba a hacer la apertura de hoy. Me siento agradecido de que me dieran la confianza de salir a lanzar por la República Dominicana", dijo Johnson.

En la segunda jornada de la Serie del Caribe, México se enfrenta a Puerto Rico y busca evitar caer en una racha negativa.

"Perdimos el primer juego, pero todavía queda mucho béisbol. En cinco días ya veremos cómo cambian las cosas", dijo el dirigente de los Yaquis, el dominicano Eddy Díaz.

A segunda hora, los Tigres de Aragua, de Venezuela, se enfrentan a los Leones del Escogido, de la República Dominicana.

"Fue una derrota dura, pero las cosas van a cambiar en los próximos días. No bateamos, pero ya nos recuperaremos", dijo el dirigente de los Tigres, Buddy Bailey.