(Ricardo Arduengo/AP)

SANTO DOMINGO - La Serie del Caribe no sería igual sin que dijera presente Karim García. Al menos parece ser el caso para la representación mexicana.

Una vez más, el jardinero se encuentra en el Clásico Caribeño, tratando de ayudar a los Yaquis de Obregón a repetir como monarcas de este evento.

"Es muy bonito que se me dé el reconocimiento y que nos escojan para formar para de los equipos campeones", comentó García al respecto, "para reforzar y revalidar el campeonato que ganamos el año pasado en Puerto Rico."

García no juega en Grandes Ligas desde el 2004. Pero el ex prospecto de los Dodgers de Los Angeles ha dejado huella en un momento u otro en los circuitos de Japón, Corea del Sur y México (tanto la Liga Mexicana de Béisbol como la Liga del Pacífico).

En el 2011 estuvo entre los Sultanes de Monterrey en la LMB y el béisbol coreano.

Este invierno García se vio limitado por una lesión en la muñeca, pero afirma estar "al 100%" y listo para poner de su parte en la escuadra dirigida por el dominicano Eddie Díaz.

"Echando los kilos para adelante", dijo el guardabosque. "Muy orgulloso de representar a mi país y estar en la Serie del Caribe."

Una cualidad de los denominados "trotamundos" del béisbol profesional, sobre todo los que han ganado algo de dinero en Grandes Ligas y parecen no tener tanta necesidad económica de seguir en la pelota, es el amor al juego. García no es la excepción.

"Uno lo juega como si fuera un niño todavía", dijo el veterano, cuya sonrisa y personalidad alegre en el terreno de juego siempre se notan. "Vamos a seguir por lo menos hasta que el cuerpo aguante."

Hablando del paso de los años, el oriundo de Ciudad Obregón afirma que le quedan "cuatro años buenos" en la pelota profesional y que, aun a sus 36 años, se siente en tan buenas condiciones físicas como cuando era más joven.

"Todavía me puedo levantar bien sin ningún problema", dijo con una risa. "Bastante fuerte, pero con mucho más experiencia, claro."

Como muchos veteranos que se encuentran en el béisbol invernal y la Serie del Caribe, García busca contrato de año en año y, en algunos casos, de mes en mes. Estos Clásicos Caribeños pueden ayudar en ese sentido.

"Es un trampolín para todos los que no hemos firmado", dijo el una vez apodado "Bambino Latino" en EE.UU, "para demostrar que estamos listos para jugar en el mejor béisbol del mundo o en México."