(Carlos Tatis/elcanelazo.com)

SANTO DOMINGO - Entre apagones y largas demoras para que empezara el segundo partido de la jornada del sábado en la Serie del Caribe, dijo presente la superestrella dominicana de los Yankees de Nueva York, Robinson Canó, para hacer el lanzamiento de honor antes del choque entre los Leones del Escogido (Dominicana) y los Indios de Mayagüez (Puerto Rico).

"Para mí es un orgullo, una bendición de Dios", dijo un Canó rodeado de reporteros en el Estadio Quisqueya. "Me siento bien orgulloso de estar aquí y lanzar la primera bola."

Canó, de 29 años, viene de otra temporada estelar de los Yankees en el 2011, cuando bateó .302 con 28 jonrones, 46 dobles, siete triples, 118 empujadas y OPS (slugging más porcentaje de embasarse) de .882.

Al estar presente en un evento del béisbol invernal, no pudieron faltar las preguntas sobre la participación del toletero en la pelota dominicana, algo bien difícil hoy en día para un pelotero de la talla de Canó. El segunda base afirmó que los Yankees no se lo han permitido.

"Sí me gustaría, ganas no me faltan", dijo el oriundo de San Pedro de Macorís, quien en la Liga Dominicana pertenece oficialmente al equipo de dicha ciudad, las Estrellas Orientales. "Pero todos saben mi situación, que el equipo (Yankees) no quiere que juegue.

"La verdad que me gustaría estar, pero lamentablemente no me dejan."

En su carrera de siete años en Grandes Ligas, Canó batea .308 con 144 cuadrangulares, 285 dobles, 621 impulsadas y OPS de .843.