(Escogido Baseball Club)

SANTO DOMINGO - Desde que llegó a dirigir al Escogido en el 2009-10, Ken Oberkfell ha logrado colocarse en la misma categoría que Felipe Rojas Alou y Phil Regan como ganadores de múltiples coronas con los Leones en la Liga Dominicana.

El estadounidense está bien consciente de lo que significa ese legado en la media isla. Y más cuando se trata de un trabajo realizado junto al hijo de Felipe, Moisés, el actual gerente general del equipo "escarlata".

"Es un gran honor ser mencionado en la misma frase junto a Felipe Alou y Moisés Alou", le dijo Oberkfell a LasMayores.com en el Estadio Quisqueya de Santo Domingo durante la Serie del Caribe 2012. "Los Alou son una tremenda familia beisbolera y les tengo un máximo respeto a todos ellos. Me he hecho muy amigo de Mo y es especial para mí ser mencionado en la misma frase con Felipe Alou."

Los últimos tres años han sido de horizontes nuevos y brillantes para Oberkfell, en cuanto al béisbol invernal se refiere. En su primera incursión en la pelota latinoamericana, ha ganado dos títulos en la República Dominicana y una Serie del Caribe. Ahora pretende convertirse en el primer dirigente en la historia del Escogido en ganar dos Clásicos Caribeños.

No está nada mal para un baseball lifer (hombre de béisbol de toda la vida) que nunca pensó mucho en la pelota invernal, ni durante su carrera de 16 años como jugador de Grandes Ligas, ni durante sus tantos años como coach y manager a nivel de liga menor en el sistema de los Mets de Nueva York.

"Ni siquiera pensé ir a un país extranjero, siendo de Estados Unidos", dijo al respecto Oberkfell, oriundo de Highland, Illinois. "Nunca lo soñé. Nunca jugué pelota invernal ni había estado involucrado en ella. Así que para mí llegar hasta aquí, es increíble."

Al conocer a Alou de los tiempos de ambos en los Mets, Oberkfell, de 55 años, fue contratado por su amigo hace tres años. La primera corona conquistada por el estadounidense aquí en enero del 2010. Esa victoria--además de su triunfo en la Serie del Caribe ese año en Venezuela--ya le daba un alto prestigio en el béisbol dominicano, ya que fue el primer campeonato del equipo rojo en R.D. desde 1992. El segundo título ganado en una emocionante final hace seis días selló la imagen de Oberkfell como "El Mago de las Leones".

BUEN PEDEGRÍ EN EL DUGOUT
Como jugador de Grandes Ligas, Oberkfell llegó a estar bajo la tutela de managers de la talla de Whitey Herzog, Joe Torre y Jim Leyland, entre otros. De cada uno pudo sacar algo, pero el ex tercera base señala al primero como el más influyente de todos.

"Lo que recuerdo de Whitey era la comunicación que tenía con sus jugadores", dijo Oberkfell, quien junto a Herzog, Ozzie Smith y el dominicano Joaquín Andújar-nuevo inmortal de la Serie del Caribe-se coronó campeón de la Serie Mundial en 1982. "Él hablaba más con sus jugadores suplentes que con los regulares. Se aseguraba de hablar con cada sustituto. No tenía que hablar con los titulares, pero nunca dejó de comunicarse con los demás.

"Eso es algo que saqué de mis tiempos como jugador, sabiendo que quería ser coach y manager: el poder comunicarme con mis jugadores. Leyland fue similar a Whitey. Ellos dos probablemente hayan sido las dos mayores influencias."

El estilo de Oberkfell ha caído muy bien en el Escogido, algo evidenciado con el éxito del equipo en sus tiempos con el club.

"Oberkfell es un tipo que a los muchachos les encanta jugar para él", dijo el presidente del Escogido, Luis Manuel Bonetti. "Es un tipo que los deja jugar, no pone reglamentos y encaja bien en la cultura que tenemos aquí."

ADAPTADO AL BÉISBOL INVERNAL
Para una persona con toda una vida en el béisbol organizado de los Estados Unidos, el ajuste a la pelota caribeña ha sido bastante fácil; claro, el ganar dos coronas facilita todo.

"Con la prensa no tengo que preocuparme mucho, porque no hablo muy bien el idioma", dijo Oberkfell con una risa. "El ambiente es increíble. Si tienes 50,000 aficionados en algunos estadios de Estados Unidos, se puede sentir bastante ruido. Pero si hay de 15,000 a 20,000 espectadores presentes aquí, es más bulloso que en EE.UU.

"Los fans son muy apasionados. Quieren a su equipo y esperan que tengas récord de 50-0. Y si pierdes un juego, apestas. Son apasionados. Es increíble la forma en que la base de fanáticos quiere a su equipo cuando gana y lo odia cuando pierde.

"Soy afortunado de haber ganado dos de los tres años que he estado aquí. Me he hecho muchos amigos, inclusive con algunos fanáticos. Es especial. Pero ha habido juegos que he perdido y me lo han hecho saber."

NUEVA ETAPA DE SU CARRERA
Después de tantos años con los Mets-incluyendo un premio de Baseball America al Manager del Año de Liga Menor en el 2005 por su trabajo con Doble-A Binghamton-Oberkfell no fue retenido por el equipo de Queens, luego de ser coach de la banca del piloto Terry Collins en el 2011.

En los Estados Unidos su próximo paso será dirigir al equipo independiente Newark Bears. Y en la República Dominicana, ya está confirmado como manager del Escogido para el 2012-13.

"Es maravilloso", expresó Oberkfell acerca de su trayectoria aquí. "Me encanta la pelota invernal ahora. No sabía qué esperar mi primer año, pero luego de estar aquí tres años me encanta este lugar. Me encanta el trato que me han brindado los dueños (del equipo), los fans y los jugadores."

R.D., SU "SEGUNDA CASA
En relativamente poco tiempo, Oberkfell se ha hecho parte de una cultura de otro país, algo que jamás pudo haber imaginado.

"¿Me siento parte de la República Dominicana? Definitivamente, expresó. "¿Me siento parte del a familia del Escogido? Definitivamente.

"Me pidieron que regresara para el próximo año y dije 'definitivamente'. Si me quisieran dar un contrato de cinco años, lo aceptaría. Es a ese nivel que me gustar aquí. Claro, me encanta mi hogar y Estados Unidos, pero ésta es mi segunda casa, la República Dominicana.

"Tengo 55 años de edad; no tengo que hacer esto", continuó. "Es algo que quiero hacer. Soy un apasionado con el béisbol, y es especial poder venir y ser parte de cómo se juega aquí. Ya estoy anticipando el año que viene y, si las cosas van bien, muchos años después de eso."