SANTO DOMINGO -- La República Dominicana aseguró el domingo al menos un empate para el campeonato de la Serie del Caribe con una victoria de 2-0 sobre México cuando aún quedan dos jornadas pendientes.

El zurdo Francisco Liriano superó problemas de descontrol para acumular cinco entradas en blanco a pesar de que otorgó cuatro boletos, pero los bates de México no lograron conseguir el hit oportuno para producir.

"Me gusta mucho lanzar en mi país y poder representar a mi equipo los Leones del Escogido. Tuve problemas al inicio porque estaba sobretirando, pero hice el ajuste necesario y las cosas comenzaron a salir bien", dijo Liriano.

Los mexicanos sólo consiguieron cinco indiscutibles en la jornada, en la que desperdiciaron tener las bases llenas en dos oportunidades.

"Hay que ganar mañana. Eso es lo único que falta, los milagros todavía son posibles", dijo el manager de los Yaquis, el dominicano Eddie Díaz.

México se enfrenta el lunes a Puerto Rico (1-3), que perdió el domingo 7-0 ante Venezuela (1-3). Una derrota de los mexicanos o una victoria dominicana les asegura a los quisqueyanos el título 19 en la historia del certamen como país y el cuarto para los Leones del Escogido como equipo.

Los dominicanos se enfrentan a Venezuela, que rompió una racha de tres derrotas detrás de una estupenda labor monticular de Yohan Pino.

Pino (1-0) lanzó seis entradas y sólo aceptó dos indiscutibles, sin carreras y con dos ponches. Fue la primera victoria de los venezolanos tras arrancar con tres derrotas.

"Estoy orgulloso de la victoria que le di a mi país. Sabía que este era un estadio para lanzadores y lo aproveché tirando muchos strikes y dejando que la defensa hiciera su trabajo", dijo Pinto.

Buddy Bailey, piloto de Venezuela, había criticado fuertemente a sus jugadores en la previa, luego de que su foja cayó a 0-3, e incluso calificó al equipo de "vergüenza".

"Me siento mucho mejor. Pino fue la historia del juego. No habíamos podido conseguir los hits importantes. Pero con suerte seguiremos luciendo bien mañana", afirmó Bailey.

Puerto Rico, por su parte, ve extendida a 13 su racha de años sin conseguir la victoria en la Serie del Caribe.