(AP)

SANTO DOMINGO - Al igual que Ken Oberkfell, manager de los Leones del Escogido, Andy Dirks se ha hecho un nombre en la República Dominicana, convirtiéndose en una especie de leyenda en esta media isla.

Sus hazañas en la última semana, desde su hit de oro en la gran final de la Liga Dominicana por los Leones ante las Aguilas , hasta sus batazos decisivos y sus buenas piernas en el jardín derecho en esta Serie del Caribe, han hecho del guardabosque una figura difícil de olvidar.

"Es divertido y emocionante", dijo Dirks, quien pertenece a los Tigres de Detroit en el béisbol de Grandes Ligas. "Es divertido cuando estás en un buen equipo y puedes ganar muchos juegos."

Efectivamente, Dirks ha sido parte de buenos equipos en la pelota dominicana en los últimos dos inviernos. Formó parte de los Toros del Este tanto en el 2010-11 (campeones de dicho torneo) como este año. Reforzando al Escogido en la serie final el mes pasado, dio hit de oro en el cierre del noveno episodio para consagrarse en los anales del equipo rojo.

Los éxitos no terminaron con la serie final de la Liga Dominicana. Dirks decidió seguir en Santo Domingo para participar en esta Serie del Caribe, en la que ha continuado dejando huella. El oriundo del estado de Kansas empujó la carrera decisiva en la segunda victoria de la República Dominicana en extrainnings el viernes contra Venezuela, mientras que el domingo vs. México su gran atrapada de un batazo de Karim García con un corredor abordo y dos outs en el octavo inning preservó la ventaja y eventual victoria del equipo local.

Llegó a la quinta jornada del lunes empatado en el primer lugar del torneo con tres carreras empujadas.

"Cuando estoy aquí, estoy aquí para ganar los juegos", dijo Dirks, de 26 años recién cumplidos. "No estoy aquí sólo por agotar turnos. Estoy aquí por mí pero también para competir. Así mejora uno."

Como están estructurados los Tigres de Detroit de cara a los entrenamientos, Dirks está proyectado a tener bastante tiempo de juego. Pero eso no lo ha impedido a jugar hasta lo último de la temporada invernal. Es algo poco usual hoy en día, sobre todo tratándose de un jugador norteamericano.

"Eso es lo que hacemos; somos peloteros", comentó al respecto Dirks. "No creo que el jugar te pueda hacer daño. Mientras más partidos juegas, más te ayuda y así aprendes."

CONSCIENTE DE SU LEGADO EN R.D.
Con los grandes momentos que le ha brindado a la fanaticada dominicana, y en especial la afición del Escogido, Dirks está consciente de la fama que se ha ganado aquí. Pero tampoco deja que se le suban los humos a la cabeza.

"Los fans lo han hecho todo más fácil", afirmó. "Los fans me conocen; es casi como ser una mini-celebridad.

"Pero no le pongo mucha atención a (los elogios). Simplemente juego, pero los fans se portan muy bien."

Su ajuste a la Liga Dominicana y la vida en este país lo recuerdan a las experiencias que ha observado en los Estados Unidos con sus compañeros latinoamericanos, sobre todo a nivel de liga menor. No sabe mucho español, pero dice haber contado con el apoyo de todos aquí.

"Cuando vengo aquí, los muchachos dominicanos me ayudan y cuando estás en Estados Unidos, ayudas a los dominicanos", manifestó. "Significa mucho para mí, porque son buenas personas. Ellos sabían cómo era cuando llegaron a Estados Unidos por primera vez.

"No he tenido problemas con nadie, para nada", continuó. "Todo el mundo se ha portado bien conmigo y jamás he sentido que haya estado en peligro. Creo que a veces los países latinoamericanos tienen una mala fama inmerecida. Ni una vez sentí que no estuviera seguro." En cuanto al ambiente beisbolero, Dirks ya es un veterano en la pelota caribeña.

"Es bien divertido", expresó. "Todos son bien apasionados con el juego. Les encanta el béisbol, lo cual hace que este lugar sea divertido para jugar. Los fans ven cada pitcheo y están bien entretenidos."

ESTILO DIFERENTE
Viniendo de la Liga Americana en la Gran Carpa, Dirks ha podido apreciar la diferencia en el estilo entre el Joven Circuito con los Tigres y el béisbol que se juega aquí.

"Hay más pelota pequeña aquí", afirmó. "Hay mucha velocidad en el juego aquí, entonces eso lo hace divertido. Los muchachos dan más toques de bola. Definitivamente es diferente a la Liga Americana, donde esperas el jonrón de tres carreras."

CON DETROIT EN EL 2012
En la proyección oficial de posiciones de los Tigres en su página web de MLB.com, aparece Dirks como el jardinero izquierdo titular, con Delmon Young como bateador designado. Pero hay muchas interrogantes con la conformación de la defensa de los felinos, ya que el manager Jim Leyland tendrá que ver cómo encajarán en la ecuación Prince Fielder, el venezolano Miguel Cabrera, Brennan Boesch y Dirks.

Éste último viene de batear .251 con siete jonrones y 28 empujadas en 78 partidos y 219 turnos como novato en el 2011. En un momento tenía la titularidad en los jardines por encima del venezolano Magglio Ordóñez, antes de frenársele el paso al bate y ser devuelto a la banca en septiembre.

El poder jugar en los tres jardines sube su valor en Detroit. Si Cabrera logra volver exitosamente a la tercera base, lo más probable es que Young agote muchos turnos como designado y que Dirks vea bastante acción en el jardín izquierdo.

Todas esas incógnitas serán tratadas en los entrenamientos en Lakeland, Florida. Pero por ahora, a Dirks le queda un poquito más en el calor de Santo Domingo.

"El béisbol me ha tratado muy bien", comentó. "Ha sido bueno tener la oportunidad de jugar y ser reconocido por mi juego. Ha sido una experiencia surrealista hasta ahora."