SANTO DOMINGO -- Para Luis Mendoza, el salto de liga menor a la Gran Carpa no ha sido nada fácil. Pero sus resultados más recientes en Estados Unidos dan cada vez más motivación al derecho mexicano, a quien se le ve trabajando bien fuerte con el fin de terminar de "colarse" en Grandes Ligas.

"La ética de trabajo es muy fuerte", le dijo a LasMayores.com Mendoza, de 28 años. "Hay que seguir trabajando para mejorar las cositas que uno debe hacer para mantenerse en Grandes Ligas, o en el caso de otros llegar a Grandes Ligas."

El problema de Mendoza no ha sido llegar al béisbol de lujo, sino seguir arriba. En cada temporada desde el 2007, el oriundo de Veracruz ha sido subido a las mayores, primero por Texas (2007 al 2009) y luego por Kansas City (2010 y 2011).

En las primeras cuatro oportunidades, hubo resultados mixtos. Después de un inicio alentador con los Rangers en el 2007, Mendoza no logró establecerse en la rotación del equipo en los dos años siguientes. Luego de su paso a los Reales en el 2009, el diestro no se vio nada bien en su breve estadía con el equipo grande en el 2010.

Sin embargo, el año pasado fue otra historia. Con Triple-A Omaha tuvo 12-5 con efectividad de 2.18, actuación que incluyó un sin hit ni carrera vs. Memphis (Triple-A de Cardenales) el 18 de julio. Con dicho rendimiento se ganó otra "taza de café" en Grandes Ligas para la última semana de la temporada. En dos aperturas por los Reales en septiembre, contra los Tigres y los Medias Blancas, tuvo 2-0 con promedio de carreras limpias de 1.23. En 14.1 innings, permitió apenas 11 hits y tres carreras (dos limpias), ponchando a siete bateadores y otorgando cinco bases por bolas.

En esta Serie del Caribe, su primera, permitió sólo dos carreras en seis entradas en la primera jornada vs. República Dominicana, pero salió con la derrota tras caer México 2-3.

"Creo que fue una partida un poco difícil", comentó Mendoza acerca de su intervención en este Clásico Caribeño. "Batallé un poquito con la soltura. Veníamos de un tiempo sin hacer nada, pero creo que en la medida que iba pasando el juego me sentí mejor y bueno, terminar duro es lo importante."

Ahora a Mendoza le va a tocar empezar duro en los entrenamientos de primavera de los Reales en Surprise, Arizona. Hay bastante competencia en la rotación de Kansas City. Todo luce indicar que los puestos 4 y 5-después de Luke Hochevar, el panameño Bruce Chen y el boricua Jonathan Sánchez-se disputarán entre el venezolano Felipe Paulino, Danny Duffy y Mendoza.

Con eso en mente, Mendoza cree que es de mucho beneficio todo lo que ha hecho en el invierno con los Yaquis de Obregón, tanto durante la temporada de la Liga del Pacífico como en esta Serie del Caribe.

"Creo que en lo personal esto me sirve para llegar más preparado para el spring training", manifestó. "Creo que voy a llegar un poco más listo que los otros para tirar (sesiones del) bullpen y juegos simulados."

A Mendoza se le ha visto corriendo bastante en plena hora de sol en el Estadio Quisqueya, poniéndose en forma para el reto que le espera.

"Creo que mientras uno se mantenga corriendo y en gimnasio, el brazo va a estar fuerte", dijo. "Uno nunca debe descuidarse. No debe haber offseason para nadie. En mi caso, correr para ha sido lo más importante."

Con tantos años en el béisbol profesional, a Mendoza nunca le había tocado participar en una Serie del Caribe. En esta oportunidad el derecho lo ha sabido gozar en grande.

"Para mí es un honor", expresó. "Es la primera vez que represento a mi país.

"Haber tirado el primer juego fue una experiencia bastante grande", continuó. "Estar jugando en Dominicana con la afición de una tierra de peloteros es bastante emocionante. Hasta el momento ha rebasado mis expectativas."