(AP)

SANTO DOMINGO - Aunque aún no se retira de manera oficial del béisbol de Grandes Ligas, Pedro Martínez ya piensa en su casi seguro ingreso al Salón de la Fama, posiblemente en julio del 2015.

"Me estoy entusiasmando y espero que no vaya nada mal con los votantes", dijo Martínez en su visita al Estadio Quisqueya, donde lanzó la primera bola antes del décimo partido de la Serie del Caribe. "Espero que valoren lo que he hecho en Grandes Ligas. Espero estar ahí en la primera boleta o como sea."

Como todos saben, méritos le sobran al derecho dominicano. De 1992 al 2009, Martínez puso números que hablan por sí mismos.

En 18 temporadas en la Gran Carpa, tuvo marca de 219-100 y efectividad de 2.93. Ponchó a 3,154 rivales en 2,827 innings lanzados, con 46 juegos completos y 17 blanqueadas. Entre 1997 y el 2003 fue líder en efectividad de su liga en cinco ocasiones y tres veces en ponches. Ganó tres premios Cy Young, además de una Triple Corona de pitcheo en la Liga Americana en 1999. Fue convocado a ocho Juegos de Estrellas.

Los lugares que ocupa en las listas de todos los tiempos cuentan una historia más contundente. Está tercero en la historia en ponches por cada nueve entradas, quinto en WHIP con 1.054 (transferencias más hits por inning), 13ro en total de ponches y 11mo en hits por cada nueve episodios. Además, ocupa el séptimo lugar de todos los tiempos en porcentaje de ganados y perdidos---para nombrar sólo algunas de sus hazañas históricas.

EN SERIES DEL CARIBE
Martínez, el invitado de honor en la quinta jornada del Clásico Caribeño, tuvo sus propios momentos memorables en cuatro Series del Caribe durante la década de los 90. En un total de cuatro salidas entre 1992 y 1996, tuvo marca de 2-1 y efectividad de 2.95 con equipos dominicanos.

"Mucho orgullo", dijo el oriundo de Manoguayabo al preguntársele acerca de estar presente en el Quisqueya. "Me siento hasta bendecido por poder ser reconocido a tan temprano tiempo de haber salido del béisbol, por toda Latinoamérica, y sobre todo en mi país en la Serie del Caribe."

TRABAJOS COMUNITARIOS
Mientras espera ser el segundo dominicano elegido al Salón de la Fama de Cooperstown, después del inmortal Juan Marichal, Martínez afirma que se dedica más a su familia desde que lanzó por última vez en el Juego 6 de la Serie Mundial del 2009 por los Filis vs. los Yankees. También está involucrado de lleno, junto a su esposa Carolina Cruz, en su fundación que creó en 1998 para ayudar a comunidades en R.D. y Boston.

"Quiero darles a los niños, sobre todo a los niños de más necesidad, las oportunidades que nunca tuve", dijo Martínez. "Me gustaría canalizarle todo a la educación, pero al mismo tiempo, quisiera ver más muchachos como Pedro Martínez. Y más que eso, quiero que tengan opciones en la vida y la oportunidad de tener una mejor vida."

CONSEJO PARA JOHAN
Al final de su carrera, Martínez se vio frenado por una serie de lesiones. Otra superestrella del pitcheo, el venezolano Johan Santana, está pasando por lo mismo luego de ser operado del hombro de lanzar en septiembre del 2010 y perderse la temporada entera del año pasado.

"Los resultados no van a llegar de un día para otro", dijo al respecto Martínez. "Vendrán de una manera lenta y él tendrá que ser paciente. No va a sentirse el mismo Johan Santana de hace unos años. El proceso puede ser un poco frustrante. Espero que lo pueda tomar suave."