(AP)

SAN FRANCISCO - Los Gigantes de San Francisco ya vaciaron sus casilleros y se preparan para irse a sus hogares invernales después del desfile de campeones.

El tercera base venezolano sacó su trofeo de Jugador Más Valioso de la Serie Mundial. El "Kung Fu Panda" se expresó filosófico y humilde al ponderar sus éxitos.

"Fui el JMV, pero jugamos como equipo", dijo Sandoval al referirse a la barrida propinada a los Tigres por los Gigantes en el Clásico de Otoño. San Francisco es campeón por segunda vez en los últimos tres años.

Sandoval no habló como un hombre que bateó .500 (16-8) en la Serie Mundial, con tres jonrones, un doble y cuatro empujadas.

"Tienes altibajos en tu carrera y en la vida", dijo el venezolano. "Dios va a ponerte muchas pruebas en el camino. Tienes que saber cómo manejar eso."

Y cuando llegan los éxitos, 'Tienes que saber ser el mismo de siempre", dijo.

El toletero expresó que pretende jugar unos 15 partidos con los Navegantes del Magallanes en la Liga Venezolana a fines de diciembre, antes de reanudar su programa de acondicionamiento físico en Arizona. Sandoval quiere ponerse en forma para poder jugar por la selección venezolana en el Clásico Mundial de Béisbol en marzo.

Al igual que Sandoval, el receptor Buster Posey se vio bastante humilde, con todo y su temporada digna de una candidatura al JMV de la Liga Nacional. Al preguntársele cómo San Francisco podrá seguir en la cima, dijo lo siguiente:

"Hay que estar dispuesto a tomar riesgos para hacer los ajustes. Hay que saber que si sigues estático y satisfecho con lo que has hecho, los otros te van a superar.

"Hay que estar dispuesto a hacer los cambios", continuó el cátcher. "Si algo te funciona y crees que puedes hacer algo para mejorarlo, es crucial tomar ese riesgo y hacer el ajuste."

El relevista boricua Javier López recordó un momento de la temporada en que parecía difícil que los Gigantes se coronaran en el 2012. Justo antes de la pausa por el Juego de Estrellas, San Francisco tuvo 1-5 en seis partidos en Washington y Pittsburgh, siendo sobre-anotado 45-21 en ese lapso.

"Pensé que no estábamos jugando nuestro juego", dijo el zurdo. "Fue un momento que le llamó la atención a mucha gente."

Conscientes del esfuerzo que se requería para convertirse en un verdadero contendiente, los Gigantes ganaron nueve de sus primeros 11 partidos luego del Clásico de Media Temporada.

De su parte, el derecho Ryan Vogelsong reflexionó sobre el Juego 3 de la Serie Divisional contra los Rojos, una victoria de 2-1 en 10 entradas. Fue el primero de seis juegos consecutivos al borde de la eliminación que ganó San Francisco.

"Le anotamos una carrera a un pitcher que tiraba un no-hitter (Homer Bailey)", recordó Vogelsong. "Y luego le anotamos otra ante un pelotero que nunca comete errores (el tercera base Scott Rolen). Necesitábamos algo así para impulsarnos. Recuerdo eso muy bien como algo que nos puso en acción."

Vogelsong también puso como ejemplo los 7.2 innings en blanco que Barry Zito le tiró a San Luis en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

"Necesitábamos ese impulso y él pitchó de manera excelente, dándonos el ejemplo de lo que necesitábamos hacer para ganar", dijo Vogelsong. "Eso es lo que ocurrió en el Juego 5; eso es lo que pasó en el Juego 6 y el Juego 7. Llevamos eso mismo a la serie contra los Tigres."

Los Gigantes tuvieron marca de 10-1 en la postemporada en partidos en que anotaron primero. Dejaron ir una ventaja de 1-0 en el último encuentro de la Serie Mundial pero prevalecieron para ganar 4-3 en 10 episodios.

"Todos veíamos el final", dijo Vogelsong. "Es mucho más fácil ganar cuando ves eso."