Yadier Molina (izq) y Carlos Beltrán

¿Podrían lanzar Carlos Beltrán y Yadier Molina?

Esa es la pregunta que debe estar haciéndose el manager de Puerto Rico, Edwin Rodríguez, a la hora de armar su rotación abridora para el próximo Clásico Mundial de Béisbol en el que la isla será anfitriona de República Dominicana, Venezuela y España en el Grupo C.

Beltrán en los jardines y Molina detrás del plato son las bazas de una novena boricua que se quedó el miércoles sin su as, con el anuncio de que el veterano Javier Vázquez se dio de baja por no estar recuperado de una cirugía en el menisco de la rodilla derecha.

De todas formas, Vázquez tampoco ofrecía muchas garantías: el derecho no lanza en las mayores desde 2011 y ni siquiera tiene contrato de Grandes Ligas.

Ahora Rodríguez debe reemplazar a Vázquez en una rotación encabezada por Nelson Figueroa, un trotamundos de 38 años que ha jugado desde México hasta Taiwán, y los prospectos Andrés Santiago, Giovanni Soto e Hiram Burgos.

"La naturaleza del torneo pone a preocupar a cualquier dirigente que no tenga profundidad en su pitcheo y especialmente las limitaciones en cuanto a conteo de lanzamientos que presenta el torneo", declaró Rodríguez en una entrevista reciente con la AP, antes de la baja de Vázquez.

Ahora la cosa pinta peor.

Puerto Rico tiene la ventaja de jugar como local en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, y de abrir su participación ante España, sobre el papel el equipo más débil de la zona.

Dando por descontado un triunfo contra los españoles, los boricuas sólo tendrían que ganar uno de los encuentros ante los favoritos Dominicana o Venezuela para meterse a la segunda ronda.

"Cada partido es importante, pero diría que el primero contra España es bien importante", apuntó Rodríguez. "Entonces tratar de ganar obviamente los siguientes dos. Pero si ganamos uno de esos dos partidos, yo creo que las oportunidades de clasificar son mayores".

Los boricuas superaron la primera ronda en las dos primeras ediciones del Clásico en 2006 y 2009.

¿Y cuáles son las fortalezas de este plantel? Para eso hay que mirar hacia los jardines.

Allí están Beltrán, el guardabosque derecho de 35 años que viene de una excelsa campaña con los Cardenales de San Luis, al igual que Alex Ríos (Medias Blancas de Chicago) y Angel Pagán (Gigantes de San Francisco).

Después de batallar con lesiones en su etapa con los Mets, Beltrán estuvo saludable en su primer año con San Luis y conectó .269, con 32 cuadrangulares y 97 impulsadas. Ríos, de 32 años, también viene de su campaña más productiva, en la que bateó .304 con 25 bambinazos y 91 impulsadas.

La figura indiscutida es Molina, el menor de un trío de hermanos receptores y compañero de Beltrán en San Luis. El catcher tuvo en 2012 tuvo su mejor temporada con promedio de .315, 22 jonrones y 76 remolcadas, además de recibir su quinto Guante de Oro consecutivo.

"Es la primera vez que represento (a Puerto Rico) y estoy muy emocionado por hacerlo", comentó Pagán. "Los dos primeros Clásicos no pude hacerlo porque estaba tratando de conseguir un puesto en algún equipo o estaba tratando de conseguir un puesto como titular".

"Me llena de orgullo jugar frente a mis compatriotas y frente a mi familia. Lo hice cuando jugué en Nueva York y Puerto Rico, pero no es lo mismo que vestir la camiseta de Puerto Rico".

El resto del plantel es un desfile de veteranos que nunca llegaron lejos en las mayores, como los infielders Luis "Wicho" Figueroa, Irving Falú y Andy González, y los jardineros Jesús "Motorita" Feliciano y Andrés Torres.

"Vamos a tener una alineación balanceada de velocidad y fortaleza", indicó el manager. "Tenemos jugadores que pueden manufacturar carreras a base de esas cualidades. No dependemos del batazo de tres carreras. Podemos hacerlo con hit and run, adelantando corredores, robo de bases. Yo creo que tenemos las herramientas".

Rodríguez apunta a un béisbol "de fundamento" para cubrir las falencias de la escuadra boricua, usando como ejemplo el desempeño de Japón, campeón de las dos primeras ediciones del torneo sin contar con muchas figuras de las mayores.

Japón usará en esta ocasión sólo peloteros de su liga local.

"La configuración de nuestro equipo está basada en eso: peloteros que conocen muy bien sus responsabilidades y roles, y ellos están dispuestos a hacerlo. Equipos como Japón y Corea del Sur han demostrado que ese tipo de béisbol gana en este tipo de torneo", señaló.