Ángel Pagán festeja con sus compañeros. (Andres Leighton/AP)

SAN JUAN, Puerto Rico - No hubo paliza de Puerto Rico. Tampoco goleada, para los lectores españoles. Y sí, España, con su roster de latinoamericanos, juega buen béisbol.

Puerto Rico tuvo un racimo de tres carreras en la primera entrada, pero no pudo hacer mucho más a la ofensiva el resto del trayecto, para derrotar el viernes por 3-0 a España en el debut de ambos en el Grupo C del Clásico Mundial de Béisbol.

"Creo que nosotros éramos los únicos que no estábamos subestimando al equipo de España, y lo demostraron esta noche", comentó el manager puertorriqueño Edwin Rodríguez. "El equipo de España es un equipo bueno, tiene un buen pitcheo".

Los anfitriones arrancaron como cohetes. Angel Pagán abrió el encuentro con sencillo frente a Sergio Pérez y avanzó a segunda con toque de sacrificio de Irving Falú. Alex Ríos recibió pelotazo --el primero de dos consecutivos--, y Carlos Beltrán sacudió doble que remolcó a Pagán. Yadier Molina llegó a primera por error del antesalista Jesús Marchan, y Mike Avilés remolcó a Ríos con elevado de sacrificio.

Luego, boletos consecutivos a Pedro Valdés y Carlos Rivera mandaron la tercera raya a la registradora, y Andy González se ponchó con las bases llenas para frenar el rally.

Puerto Rico amenazó en la segunda cuando llenó las bases con uno fuera, pero Molina conectó línea de out a segunda y Avilés un elevado inofensivo al central.

Hasta ahí, dominio absoluto de los boricuas, y la pizarra así lo reflejará. Pero los bates locales hicieron poco el resto del camino ante una colección de trotamundos --en su mayoría venezolanos, cubanos y dominicanos-- que se han ganado la vida en las menores de Estados Unidos y en ligas invernales y europeas.

"Hoy antes de salir del hotel en MLB TV un grandesligas puertorriqueño dijo que hoy era el primer nocaut del torneo. Lo siento por él", apuntó el dirigente de España, Mauro Mazzotti. "Empezamos un poco tensos, un poco nerviosos, con un poco de miedo. Fallamos en el primer inning, pero después jugamos bien".

El pitcheo de Puerto Rico brilló con nueve ceros. El abridor Giancarlo Alvarado permitió un hit y ponchó a uno en cuatro entradas para apuntarse el triunfo, su relevo Hiram Burgos toleró cuatro inatrapables en cuatro y dos tercios de innings, y Xavier Cedeño logró el rescate al sacar el último out.

Sin embargo, sus bates desperdiciaron numerosas oportunidades para inflar el marcador, un factor importante en un torneo en el que los empates se deciden por diferencia de carreras, al dejar ocho corredores en base y conseguir apenas seis hits.

"De la ofensiva yo no tengo dudas. Si alguien tiene dudas que un Carlos Beltrán no va a batear, un Yadier Molina o un Alexis Ríos...", indicó Rodríguez. "La gran noticia de esta noche es que nuestros lanzadores tiraron nueve ceros".

Puerto Rico enfrenta el sábado a Venezuela, que perdió en su debut 9-3 ante República Dominicana y está obligada a ganar. Los dominicanos enfrentan el mismo día a España.