El Clásico Mundial de Béisbol se traslada ahora al AT&T Park de San Francisco. (Jeff Chiu/AP)

MIAMI -- El Clásico Mundial de Béisbol tendrá unas semifinales con bastante sabor caribeño.

República Dominicana, Puerto Rico y un equipo holandés repleto de curazoleños disputan junto con el campeón Japón la última ronda del torneo el domingo y lunes en San Francisco. La final es el martes.

Los cruces de semifinales quedaron definidos el sábado en Miami con el triunfo de Dominicana 2-0 sobre Puerto Rico: los boricuas enfrentan el domingo a Japón, y los dominicanos el lunes a Holanda.

"Tengo que aplaudir eso, tres equipos del área del Caribe en la final", elogió el dirigente dominicano Tony Peña, quien tiene la oportunidad de vengar la eliminación de 2009 a manos de Holanda en la primera ronda de aquel Clásico.

"El béisbol sigue siendo de esta parte del mundo, aun cuando Japón ha ganado las dos primeras ediciones", coincidió el piloto puertorriqueño Edwin Rodríguez. "Yo espero que ese juego decisivo sea entre Dominicana y Puerto Rico".

Puerto Rico y Dominicana llegan con ciertas desventajas, tomando en cuenta que jugaron el sábado, tienen que cruzar todo Estados Unidos y no descansan entre rondas.

En cambio, Japón y Holanda se clasificaron el domingo y lunes, respectivamente, y jugaron por última vez el martes en Tokio para definir los puestos de su zona.

"Si le queremos añadir que (Japón) llevan practicando y jugando juntos durante meses, sí es desventaja", admitió Rodríguez. "Pero estábamos en desventaja cuando empezamos la primera ronda, estábamos en desventaja cuando llegamos aquí (a Miami)".

Puerto Rico y Holanda protagonizaron las mayores sorpresas del torneo y alcanzan por primera vez a esta etapa, mientras que Dominicana fue eliminada por Cuba en las semifinales de 2006 y no pasó de la fase inicial en 2009. Japón busca conservar su monopolio luego de ganar los dos primeros Clásicos.

"Yo no diría que hay una deuda. Hay que ganar cada juego, olvidar lo del pasado", comentó el intermedista dominicano Robinson Canó, elegido jugador más valioso en las dos primeras vueltas.

Holanda despachó a Cuba en la segunda ronda y lució imponente esta semana en dos partidos de fogueo contra equipos de Grandes Ligas en Arizona, donde aplastó 8-1 a Seattle el viernes y 9-3 a San Diego el jueves.

Además, se reforzó para las semifinales con el torpedero Jurickson Profar, uno de los principales prospectos de las mayores, y el relevista Kenley Jansen.

"Tenemos un grupo joven y realmente bueno. Nos hemos mantenido unidos y hemos jugado de la manera correcta", comentó el veterano jardinero Andruw Jones, uno de 10 jugadores de Holanda nacidos en Curazao. "Cualquier cosa puede pasar en esta final. Hay que encargarse del primer partido, eliminar los errores, pitchear bien, jugar buena defensa. Tenemos una buena oportunidad porque tenemos jugadores que pueden hacer todas esas cosas".

Peña había expresado su deseo de guardar a Wandy Rodríguez para abrir las semifinales, pero lo envió al montículo el sábado ante los boricuas para mantenerlo en su rotación habitual, tomando en cuenta que el Clásico funge también como pretemporada para los peloteros de Grandes Ligas.

Edison Vólquez abrirá en semifinales.

"Me hubiese gustado guardar a Wandy para lanzar el primer partido, pero hubiese tenido demasiados días entre salidas", indicó el manager. "Estos jugadores están en pretemporada, y tenemos que asegurarnos que lancen en su ciclo normal".

Mario Santiago abriría por Puerto Rico contra los nipones.

"Ellos son los bicampeones defensores por un motivo", destacó el dirigente de Puerto Rico. "Hay que tratar de jugar el partido perfecto".