Davey Johnson. (The Washington Post/Getty Images)

Davey Johnson cree que los Nacionales de Washington, edición 2013, son tal vez el mejor equipo que haya tenido a cargo en su carrera como manager en Grandes Ligas.

Sí, inclusive por encima de aquellos Mets de Nueva York que condujo al campeonato de la Serie Mundial de 1986.

"No estoy diciendo que vamos a arrasar, pero sí quiero expresar que vamos a ser un equipo que lo tiene todo para jugar excelente en todos los aspectos", dijo Johnson, quien a sus 70 años emprende su última temporada antes de retirarse. "Puedo decir de manera inequívoca que este es quizá el equipo con la mejor defensa que haya tenido. Puedo decir que este equipo tiene uno de los mejores lanzadores abridores y relevistas que haya tenido. Y diría que hasta la banca es la mejor que haya tenido".

Son palabras mayores. Los Mets de 1986 venían de una temporada de 98 victorias y se consagraron campeones tras sumar 108 triunfos y vencer a los Medias Rojas de Boston en el Clásico de Otoño.

Las comparaciones entre esos Mets y estos Nacionales no faltan.

Para comenzar, Washington consiguió 98 victorias en 2011, alzándose con el título de la división Este. Pero se despidieron en la primera ronda de los playoffs al sucumbir ante los Cardenales de San Luis, a los que tuvieron a ley de un strike para eliminarlos.

Los Mets de 1986 tenían a Dwight Gooden, un as de 21 años, y a Darryl Strawberry, un jardinero de 24 años que había ganado el premio al mejor novato. Los Nacionales cuentan con Stephen Strasburg, un as de 24 años, y Bryce Harper, un jardinero de 20 años que fue proclamado como mejor novato en 2012.

Después de varias campañas en las que se acostumbraron a perder 100 juegos y quedar últimos, los Nacionales ponen proa a la temporada como favoritos para ganar la Serie Mundial.

Nada de restricciones para el derecho Strasburg. Nada de mantener en las menores a Harper.

"Vamos por la Serie Mundial o nada", dijo Johnson a modo de consigna.

¿Son los Nacionales el mejor equipo de las mayores?

Los argumentos a favor, en cuanto a rotación, bullpen y ofensiva, son convincentes.

1. Abridores: Strasburg (197 ponches en algo más de 159 innings, pero frenado en septiembre), Gio González (21 victorias y tercero en la votación del Cy Young) y Jordan Zimmermann (2.94 de efectividad) conforman un notable 1-2-3. Ross Detwiler (el zurdo del quinteto) y Dan Haren (viene de sufrir de lesiones en espalda y cadera) cubren las últimas dos plazas, y ambos fácilmente estarían entre los principales abridores en cualquier otro equipo.

2. Relevistas: Lo que le faltó a los Nacionales fue un cerrador que ofreciera garantías y ahora lo tienen con el dominicano Rafael Soriano, quien logró 42 rescates en 46 oportunidades con los Yanquis tras tomar el puesto del lesionado Mariano Rivera. Su precio salió caro: 28 millones de dólares por dos años de servicio. Pero no pueden permitir que se repita la experiencia del quinto juego de la serie de primera contra San Luis, en la que dejaron escapar una ventaja 6-0.

3. Bateo: La ofensiva fabricó la cuarta mayor cantidad de carreras el año pasado, y ahora luce más fuerte con la adición del jardinero central Denard Span. Adquirido en un canje con los Mellizos, Span es un auténtico primer bate. Harper, en el bosque izquierdo, apenas está despegando. El jardinero derecho Jayson Werth está recuperado de una molestia en la muñeca. Adam LaRoche (33 jonrones y 100 impulsadas) renovó contrato para seguir en la inicial dentro de un cuadro interior que completan el tercera base Ryan Zimmerman (25 jonrones y 95 remolcadas), el campocorto Ian Desmond (25 jonrones y 21 robos) y el intermedista Danny Espinosa (17 jonrones). Y con la vuelta del venezolano Wilson Ramos, pueden conformar una dupla en la receptoría junto a Kurt Suzuki.

Si alguien se lesionara, el prospecto Anthony Rendón parece listo para ser llamado de las menores y tapar cualquier hueco en el cuadro interior.

"Tenemos el talento y la química para hacer algo especial", dijo Zimmerman. "Pero hay varias cosas que tienen que alinearse a nuestro favor. Para eso hay que fajarse".