NUEVA YORK -- Yoenis Céspedes se convirtió el lunes en el primer artillero que se proclama campeón del derby de jonrones sin estar convocado para el Juego de Estrellas.

El toletero cubano de los Atléticos de Oakland doblegó 9-8 a Bryce Harper en la ronda final.

En el Citi Field de Nueva York, que es considerado como uno de los estadios más difíciles para disparar jonrones en las Grandes Ligas, Céspedes conectó el batazo decisivo cuando aún le sobraban cinco turnos.

"Después de la primera ronda entré en un buen ritmo", dijo Céspedes, quien cumple apenas su segunda temporada en las mayores.

Céspedes soltó el bate y levantó el brazo tras sacudir su 32do jonrón de la noche, una batazo que viajó 455 pies a lo profundo del jardín central.

Última selección del capitán Robinson Canó, el cubano se presentó al derby como el cuarto pelotero en participar sin tener convocatoria al Juego de Estrellas que se disputa al día siguiente.

"Esto representa mucho", dijo Céspedes. "Gracias a las personas que tuvieron confianza en mí, principalmente a mi familia. Esto me motiva para que las cosas me sigan saliendo mejor".

De 27 años, Céspedes ha tenido una irregular segunda campaña, con un promedio al bate de .225 con 15 jonrones. Pero nadie duda de su clase.

De entrada, Céspedes demostró que Canó no se equivocó con un extraordinario despliegue frente a su familiares en las tribunas. Totalizó unos impresionantes 17 jonrones en la primera ronda, muy por encima de lo que los otros lograron en las primeras dos vueltas por el plato.

Eso lo catapultó directo a la última ronda, aunque añadió otros seis palos enormes en la segunda ronda.

Varios de los que conectó al inicio fueron también espectaculares.

Céspedes depositó media docena de pelotas en el nivel más alto del bosque izquierdo, donde nadie pudo mandar un batazo durante el torneo. También estrelló otro par de batazos cerca de las ventanas de un restaurante situado en el rincón inferior.

Harper, de 20 años, lució unos spikes dorados y tuvo a su padre como lanzador. Bateó ocho jonrones en todas las tres rondas. Pero el fenómeno de los Nacionales de Washington no pudo con el poder del cubano.

Céspedes y Harper (Washington) fueron los finalistas tras superar en la segunda ronda a Michael Cuddyear (Colorado) y Chris Davis (Baltimore), éste último el líder de las mayores con 37 jonrones. Davis empató el récord de Reggie Jackson (1969) en la Liga Americana de más jonrones previo a la pausa del Juego de Estrellas.

"Me salió una pequeña ampolla durante la segunda ronda, una de esas cositas", dijo Davis. "Me salen una vez al año y tocó esta noche. Fue cuando hice un swing. Mi principal preocupación era no lastimarme y poder retener el bate".

El Citi Field fue inaugurado en 2009 con amplias dimensiones, y fue el estadio con las menor cantidad de jonrones en sus primeras tres temporadas. Pero los Mets acercaron las cercas previo al inicio de la pasada campaña y hasta achicaron la altura de los muros. Desde entonces, el parque se encuentra próximo al punto medio en jonrones, 18 entre 30, pero aún sigue siendo complicado para los bateadores.

De hecho, el ídolo de los Mets David Wright había bromeado que tomaría sus swings desde la segunda base.

Los dos capitanes, Canó (Yanquis) y Wright, no sortearon la primera ronda, al igual que Prince Fielder (Detroit) y Pedro Álvarez (Pittsburgh).

El batazo más largo de la noche fue sacudido por Fielder al volar 484 pies.