Max Scherzer y Matt Harvey. (Rob Tringali/Getty Images)

NUEVA YORK -- Por semanas, el manager de la Liga Nacional, Bruce Bochy, y el de la Liga Americana, Jim Leyland, se agobiaron tratando de armar las mejores alineaciones posibles para el Clásico de Verano.

Con los jugadores ahora en la Gran Manzana y el campeón del Festival de Jonrones ya coronado, los planes de casi un año culminan en esto: La versión 84 del Juego de Estrellas en el Citi Field.

"Estoy muy entusiasmado con esta situación", expresó Leyland, "porque ahora llega la hora de disfrutarlo todo".

La última vez que el Juego de Estrellas se celebró en Nueva York fue en el antiguo Yankee Stadium en el 2008. Desde entonces el juego ha cambiado gracias a la llegada de estrellas jóvenes. Entre los que harán su debut en el Clásico de Mitad de Temporada se encuentran el antesalista de los Orioles, Manny Machado; el serpentinero de los Gigantes, Madison Bumgarner; el abridor de los D-backs, Patrick Corbin; el derecho de los Rays, Matt Moore y el as de los Mets, Matt Harvey, entre otros -- todos ellos menores de 24 años de edad. Es una lista que ni siquiera incluye a los fenómenos Mike Trout y Bryce Harper, quienes participarán por segunda vez en el Juego de Estrellas.

"Solamente quiero salir a disfrutar de este momento", manifestó Machado. "Es algo que siempre sueñas como niño. No veo la hora de salir al terreno".

Harvey incluso jugará un papel estelar en su propio estadio como abridor en contra del diestro de los Tigres, Max Scherzer -- quien tiene solamente 28 años de edad.

"Creo que estamos viendo una ola de tremendo talento joven que está cambiando nuestro deporte", indicó Bochy. "Todos son mejores, más rápidos, más grandes, hasta más fuertes, y es impresionante verlos jugar".

Pero este juego no sólo se trata de juventud. El antesalista titular del Viejo Circuito y de los Mets, David Wright, de 30 años de edad, será el cuarto bate en un equipo que incluye al guardabosque puertorriqueño de los Cardenales, Carlos Beltrán (36 años), el intermedista de los Rojos, Brandon Phillips (32 años) y el receptor boricua de San Luis, Yadier Molina (31 años). Esos cuatro peloteros tienen un total de 23 llamados al Clásico de Verano.

Por su parte, la Liga Americana contará con una mezcla de estrellas jóvenes y veteranos establecidos, incluyendo el receptor de los Mellizos, Joe Mauer; el segunda base dominicano de los Yankees, Robinson Canó; y el bateador designado dominicano de los Medias Rojas, David Ortiz.

El panorama también incluye a la nueva estrella de los Orioles, Chris Davis, quien lleva paso de conectar 60 cuadrangulares en la temporada, también el as de los Dodgers, Clayton Kershaw, quien estará en su tercer Juego de Estrellas a los 25 años de edad, los ganadores del Voto Final, Steve Delabar de los Azulejos y Freddie Freeman de los Bravos, entre otros.

"Esto es increíble", dijo Delabar. "En tu infancia, ves a todos los nombres que vienen a estos eventos. Siempre quieres estar aquí en un futuro. Piensas que jugarás en Grandes Ligas y estarás ahí mismo. Pero el estar aquí y ser parte de esto es algo especial".

Ahora, el escenario está listo para el Juego de Estrellas 2013, que se espera sea un espectáculo digno de la ciudad de Nueva York.