Michael Weiner.

NUEVA YORK -- Cualquier suspensión que se imponga a raíz del último escándalo de dopaje en el béisbol de Grandes Ligas se tendría que purgar el próximo año si se presentan apelaciones contra los castigo, informó el martes el gremio de peloteros.

El director ejecutivo del sindicato, Michael Weiner, señaló que espera que Grandes Ligas informe al gremio de las sanciones el próximo mes. La postura del sindicato es que cualquier tipo de sanción debe ser anunciada tras una audiencia y con el aval del juez de arbitraje Fredric Horowitz.

"Vamos a tener una conversación con ellos. Esa conversión tratará sobre si las identidades de jugadores suspendidos deberán divulgarse públicamente", dijo Weiner durante un encuentro con la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Alex Rodríguez y Ryan Braun, dos ex ganadores del premio al Jugador Más Valioso, sobresalen dentro de un grupo de más de una docena de peloteros que son investigados por sus vínculos con Biogenesis, una clínica en el sur de la Florida que ofrecía tratamientos contra el envejecimiento y que fue cerrada. Las autoridades de Grandes Ligas (MLB) han interrogado a los jugadores, quienes han sido representados por el gremio y sus propios abogados.

Una normativa dentro de la política antidopaje indica que las sanciones se pueden difundir antes de una audencia si el castigo se deriva de una denuncia que se publicitó a través de medios ajenos a MLB o a los equipos. El diario Miami New Times publicó las denuncias en enero, pero el sindicato puede argumentar que el castigo es consecuencia de pruebas recabadas por MLB en vez de la versión de un periódico.

Luego que MLB y el sindicato decidan cómo proceder con las apelaciones, se deberán pautar las audiencias ante Horowitz. Pero eso no se podrá hacer antes de septiembre y quizás luego. Cada pelotero tiene derecho a una audiencia individual, y Weiner adelantó que el gremio quiere que Horowitz atienda cada uno de los casos.

"Cuando se completen todos los interrogatorios, nos vamos a reunir con la oficina del comisionado y trataremos de llegar a un acuerdo", dijo Weiner. "Nuestros jugadores que merezcan ser suspendidos, pues trataremos de lidiar con sus suspensiones. Vamos a defender a los jugadores que no merezcan ser suspendidos. Y confío que tendremos éxito. Quizás no tengamos éxito con todos, pero confío que saldremos lo mejor posible".

Incapacitado para hacer movimientos en su costado derecho, Weiner habló con los periodistas desde una silla de ruedas. Informó que en el último mes han recrudecido los síntomas del tumor cerebral que le diagnosticaron hace un año.

Añadió que el gremio designará un vicedirector ejecutivo dentro de una semana o dos. El escándalo Biogenesis acaparó su sesión de preguntas y respuestas con los periodistas.

Si bien la mayoría de las suspensiones han sido por casos positivos desde que en 2002 entró en vigencia el reglamento antidopaje, los jugadores también pueden sancionados por "causa justa" en base más pruebas.

"En teoría, pueden ser suspendidos por cinco juegos o por 500", dijo Weiner. "Entonces podríamos recurrir (las sanciones) o no, pero la oficina del comisionado no tiene que someterse a los 50 y 100 (juegos de suspensión)".

Si se trata de suspensiones en masa, MLB y el sindicato deberán decidir el orden de las audiencias.

Previo al conversatorio con Weiner, el comisionado Bud Selig reiteró que se deben redoblar las sanciones en el reglamento antidopaje para la temporada de 2014.

"Muchos jugadores nos han dicho que es necesario tener sanciones más severas. Muchos otros jugadores no creen que es necesario tener sanciones más severas", dijo Weiner. "Me imagino que eso lo resolveremos a comienzos de diciembre y negociaremos con ellos sobre ese asunto en particular".