Junior Lake. (Chicago Tribune/Getty Images)

CHICAGO -- Nunca ha habido duda de los dotes ofensivos que el dominicano Junior Lake posee, cualidad que ha exhibido desde su debut en Grandes Ligas el 19 de julio. Ahora, mientras se acostumbra a jugar en los jardines, los Cachorros esperan que su defensa también luzca.

Lake, el noveno mejor prospecto de Chicago según MLB.com, se desarrolló en ligas menores como infielder pero sólo ha visto acción en los jardines (19 juegos en el jardín izquierdo y 16 en el central, incluyendo la salida del jueves en contra de los Nacionales) con los Cachorros, particularmente debido a las lesiones de Brian Bogusevic y Ryan Sweeney, y la salida de David DeJesús. El quisqueyano ha cometido tres pifias (todas en el CF) y tiene una asistencia en 66 oportunidades.

"El muchacho tiene muchas cualidades", dijo el manager Dale Sveum. "Aporta mucha energía entre sus compañeros. Puede sacar la pelota del parque, puede conectar dobles como lo hizo [el lunes], y también tiene velocidad para buscar una almohadilla más. Esa clase de velocidad, atletismo y poder es de lo que quieres llenar a tu equipo".

Lake, quien ha conectado al menos un doble en cada uno de los últimos cuatro juegos antes del jueves, es el primer novato de los Cachorros en lograrlo desde que el también dominicano Starlin Castro lo hizo del 22 al 25 de agosto del 2010. También ha pegado dos o más imparables en tres de sus últimos cuatro cotejos, y amaneció el jueves encabezando a todos los novatos de Grandes Ligas con 42 hits desde su debut el 19 de julio.

En general, el dominicano ha dado de hit en 23 encuentros, y tiene 12 juegos con dos o más indiscutibles en sus primeros 32 partidos en la Gran Carpa. Lake, quien fue firmado como agente libre sin pasar por el Draft en febrero del 2007, bateó para .295 con 10 dobles, dos triples, cuatro jonrones, 18 carreras remolcadas y 14 estafas en 40 juegos por Triple-A Iowa este año.

Con Castro adueñado del shortstop, Lake seguirá viendo acción en los jardines. Y el Wrigley Field, con el fuerte viento y las pelotas que se quedan atrapadas en la enredadera que cubre toda la cerca, no es un lugar fácil para foguearse como jardinero.

"Más que nada, en lo que más estamos trabajando es en la defensa", precisó Sveum. "Quiero que se sienta cómodo y que tenga la mayor cantidad de jugadas posibles en el jardín central y en los jardines en general, más que todo. Obviamente, en cuanto a su ofensiva - ahora mismo, es un bateador que da líneas por el centro del terreno y a la banda contraria, pero en ocasiones aguanta pitcheos y cada vez está mejorando en ese aspecto. Eso mejorará gradualmente con la clase de pitcheo abridor de categoría que vaya enfrentando. Lleva un mes jugando aquí y ya tiene una idea de cómo es el pitcheo de Grandes Ligas, y pueden darse cuenta que lo ha sabido manejar".