Hay una fuerte presencia de agentes de seguridad en Washington. (AP)

WASHINGTON -- Los Nacionales de Washington decidieron posponer el encuentro previsto para el lunes por la noche contra los Bravos de Atlanta, tras un ataque a tiros ocurrido en la jornada en los Astilleros Navales de la ciudad, cerca del parque de pelota.

El encuentro se reprogramó como parte de una doble cartelera para el martes.

"Es un día cargado de emociones. Un acto extremadamente horrendo ocurrió muy cerca del parque", dijo el gerente general de los Nacionales, Mike Rizzo. "Nuestras reflexiones y plegarias están con todas las víctimas y con todas las personas afectadas por esto. Consideramos inapropiado realizar un juego de béisbol de las Grandes Ligas cuando semejante tragedia había ocurrido en la misma calle".

Ubicado a unas cuadras de los Astilleros, uno de los estacionamientos del estadio fue usado como punto de reunión de las familias de empleados de la instalación naval, luego que ésta fue desalojada.

"Las Grandes Ligas lloran por aquellos cuyas vidas se perdieron en esta tragedia sin sentido", dijo el comisionado de las mayores Bud Selig. "El departamento de seguridad de las Grandes Ligas continuará monitorizando este asunto y sosteniendo consultas con los Nacionales, bajo los parámetros de las autoridades locales".

La posposición se anunció poco después de las 3:00 de la tarde (1900 GMT), unas dos horas antes del comienzo del encuentro.

"Tenemos que estar en contacto con las autoridades federales y del Distrito de Columbia para realizar un esfuerzo coordinado. Siempre que se cancela un juego, las Grandes Ligas están involucradas y tenemos que seguir los procedimientos correctos para ello", dijo Rizzo.

Dado que algunas calles al norte del parque permanecían cerradas, había un tráfico intenso en la arteria South Capitol, paralela a la línea de la antesala. La calle Potomac, aledaña a la línea de la inicial, fue bloqueada por la policía.

Era perceptible la actividad policial en los alrededores del estadio, y resonaban las sirenas de los vehículos de las autoridades durante la tarde.

Los peloteros de ambos equipos estaban en la casa club cuando se anunció la suspensión del juego.

La doble cartelera marcará el comienzo de una serie de tres duelos. Los Bravos tienen una ventaja de 10 juegos sobre Washington, el segundo lugar, en la División Este de la Liga Nacional.

Los Nacionales llegaron al lunes cuatro juegos y medio detrás de Cincinnati, en la puja por el último boleto de comodín a la postemporada.

El abridor de Washington, Dan Haren, y el de Atlanta, Mike Minor, iban a subir al montículo en el compromiso del lunes. Lo harán en el encuentro del martes por la tarde.

Para el encuentro nocturno, irán a la lomita Tanner Roark, por los Nacionales, y el venezolano Freddy García por los Bravos.