LOS ANGELES - Ocho triunfos más.

Eso es todo.

Solamente se requieren ocho triunfos más y los Dodgers serán campeones de la Serie Mundial.

El lunes, los Dodgers eliminaron a los Bravos con una victoria por marcador 4-3 en el cuarto juego de la Serie Divisional de la Liga Nacional. El jueves, se enfrentarán bien sea a los Piratas o a los Cardenales en la Serie de Campeonato.

Mientras tanto, los Dodgers celebrarán lo que ya han logrado este año y se prepararán para la próxima fase de su camino a la Serie Mundial.

La meta es muy sencilla: ocho triunfos más.

"Simplemente, estoy muy orgulloso de los peloteros en este clubhouse que se han mantenido como un conjunto, trabajando", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Estoy realmente orgulloso de este conjunto. Han trabajado muy fuerte y no han decaído, manteniendo la ruta".

Ha sido sin duda un esfuerzo de equipo para los Dodgers, pero no se puede negar que este equipo no estaría en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional sin los aportes de los latinos que hacen vida en su clubhouse.

Imagínense a los Dodgers sin Yasiel Puig, Juan Uribe o Adrián González. ¿Cómo se verían los Dodgers sin Hanley Ramírez, Ronald Belisario, Paco Rodríguez y Kenley Jansen?

"Este equipo está lleno de veteranos y campeones de la Serie Mundial y he aprendido mucho de ellos, también", dijo Ramírez. "Tengo inmenso respeto por ellos. Aquí se trata de ganar. No hay nada extra. Nos mantenemos positivos y estamos compaginados, como un verdadero equipo. Solamente tenemos que mantenernos con mente positiva y seguir adelante. Es algo totalmente diferente lo que vivimos aquí. Realmente estoy muy contento de formar parte de este equipo. Cuando te sientes así de bien, todo funciona".

La Serie Divisional ciertamente salió bien para Ramírez y sus compañeros. Ramírez bateó para .500 con seis empujadas, un cuadrangular y cuatro dobletes en cuatro juegos de playoff. Igualmente anotó cuatro carreras.

"Nuestro equipo lo ha hecho muy bien durante todo el año. Le doy mucho crédito a nuestros compañeros", dijo Puig. "Todos estamos trabajando muy duro con el mismo objetivo en mente, que es ganar la Serie Mundial. Seguiremos adelante e intentaremos ganar la próxima serie".

Puig tuvo también una serie asombrosa, encontrándose constantemente en el medio de la acción. Conectó un doblete en la parte baja del octavo capítulo del cuarto juego, para luego anotar con el jonrón de Uribe que selló el triunfo. Puig terminó con promedio de bateo de .471 y anotó cinco carreras. Igualmente impulsó par de rayitas.

Es también digno de resaltar que Puig no tuvo pánico al encontrarse en el escenario de la postemporada. De hecho, jugó su mejor béisbol de la temporada bajo este reflector.

No es coincidencia que Uribe y Ramírez son los mentores de Puig.

Uribe, quien ganó una Serie Mundial con los Medias Blancas en 2005 y los Gigantes en 2010, fue el principal héroe el lunes. Pero corrió el riesgo de convertirse en el chivo expiatorio de la noche. Uribe intentó tocar la bola en par de ocasiones durante su último turno, y luego disparó el cuadrangular cuando finalmente hizo swing.

Y el resto es historia.

"Este es un momento que nunca olvidaré", dijo Uribe. "Sabes, me doy cuenta que mucha gente está viendo este juego, y me siento muy bien. Me siento complacido por mis compañeros. Queríamos este triunfo".

Uribe bateó para .375 con cuatro anotadas e igual número de impulsadas durante la SDLN.

"Lo importante es que el pitcher no me puede vencer", dijo Uribe. "No me pueden vencer y necesito hacer mi trabajo. Me dieron un lanzamiento rompiente colgado, vi la bola, y la batee".

González tuvo una mentalidad similar. Aunque se vio perjudicado por fallas defensivas en el último encuentro de la serie, bateó para .333 con un vuelacercas y cuatro impulsadas en estos cuatro partidos.

"Este equipo ha sido increíble", dijo González. "Hemos sido así toda la temporada. Estoy muy contento y orgulloso de formar parte de esto. Nos hemos mantenido en conjunto durante toda la temporada y ahora ves lo que somos capaces de hacer".

Los Bravos vieron lo que los Dodgers son capaces de hacer, y ahora verán el resto de los playoff desde sus hogares.

"Estos son momentos que nunca olvidaremos", dijo Uribe. "Nunca olvidaré este momento. Creo que mucha gente se siente de la misma manera".

Los Dodgers se sentirán mucho mejor luego de obtener ocho triunfos más.