LOS ÁNGELES -- Sabían que esto iba a ocurrir.

Era sólo cuestión de tiempo.

Bienvenido nuevamente a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, Yasiel Puig. Los Dodgers te extrañaron, y ahora te pueden agradecer que eres uno de los grandes motivos por los cuales los Dodgers vencieron a los Cardenales por pizarra de 3-0 en el Juego 3 de la SCLN.

"Me di cuenta en San Luis que estaba esforzándome demasiado", dijo Puig. "Fue algo sobre lo cual mis compañeros y yo conversamos. Al llegar aquí, me enfoqué en mantener la calma y hacer mi mejor esfuerzo, especialmente tratándose de enfrentar a tan buen lanzador. Gracias a Dios, todo salió bien".

Puig se fue de 3-2 con una carrera impulsada y una anotada para así devolverle la vida al equipo de casa. Sí, es cierto que los Cardenales aún lideran la serie contra los Dodgers, 2 juegos a 1. Pero Puig, quien no había conectado imparable en sus 10 turnos anteriores al tercer encentro y con seis ponches en su haber, ha retomado su ritmo ofensivo.

Ricky Nolasco será el abridor del Juego 4 para los Dodgers el martes. Los Cardenales pondrán en la lomita a Lance Lynn.

"Conversamos con (Yasiel) y me dijo, 'estoy bien hoy' ", dijo el campocorto de los Dodgers Hanley Ramírez. "Y lo estuvo. Es un gran jugador, y seguirá aprendiendo".

Ramírez, quien no actuó en el segundo partido de la serie debido a una lesión en sus costillas, no estuvo fuera de foco, yéndose de 4-2 con una empujada en el octavo capitulo, para darle a los Dodgers ventaja de tres carreras.

Vaya noche para el quisqueyano, especialmente si consideramos que muchos dudaban si Ramírez estaba lo suficientemente saludable para actuar en el Juego 3. Ramírez no se encontraba en ese grupo que hacían esa pregunta.

"¿Qué puedo decir? Las cosas no pudieron salir mejor", dijo Ramírez. "Estoy sumamente contento, ¿saben? Creo que ya conseguimos nuestro primer triunfo, volveremos mañana y le daremos a (los Cardenales) una serie de verdad".

Por primera vez en toda la serie, Puig la pasó bien. Caminó con su característico estilo hacia la caja de bateo y aplaudía en el dugout. En el cuarto inning, bateó lo que pensaba era un cuadrangular y dejó caer su bate. La pelota se mantuvo dentro del terreno; sin embargo, corrió velozmente hacia la tercera base, aplaudiendo fuertemente a su llegada y alzando sus manos al aire.

"En San Luis, era obvio que no me estaba divirtiendo tanto como pude; porque estaba sumamente enfocado en intentar conectar un hit", dijo Puig. "Al regresar a Los Ángeles, y con la ayuda de mis compañeros, pude tener nuevamente un buen rato. De eso se trata para mí, divertirme al jugar al béisbol".

No todos estaban contentos con las travesuras de Puig. El veterano Carlos Beltrán, de los Cardenales de San Luis, no estaba entre los que se complacieron al ver al novato celebrar de forma tan extrovertida.

"Lo estoy viendo", dijo Beltrán. "No es agradable. No me gusta pero, ¿qué puedo decir? No juego para los Dodgers. Estoy de este lado (con los Cardenales) y necesito hacer mi trabajo".

"Creo que aún no se da cuenta (del sitio donde está). Aún piensa que está en otro nivel, no sé", prosiguió Beltrán. "Tiene mucha pasión, de eso no hay duda. Grandes habilidades, mucho talento, y pienso que con el tiempo aprenderá que tiene que actuar de forma un poco más calmada. No solamente al interactuar con otros equipos, (sino también) con los umpires".

Puig no se disculpó por su comportamiento en su entrevista post juego. Nunca lo hace. Los fanáticos de los Dodgers no creen que tenga que hacerlo.

"En Cuba, siempre hay mucha emoción en el terreno", dijo Puig. "Todos hacen su mejor esfuerzo. Es su trabajo salir y dar lo mejor de sí, al igual que aquí en las Grandes Ligas. El pueblo de Cuba nace para jugar al béisbol, y eso es lo que se ve en el campo".

Los Dodgers esperan que Puig y Ramírez tengan más batazos guardados para el Juego 4. La serie está lejos de concluir, y cada jugador en ambos clubes lo saben.

"Si alguien sale, juega lesionado y da su mejor esfuerzo, nos motiva también a elevar nuestro nivel", dijo el primera base de los Dodgers Adrián González, quien se fue de 4-1 con una anotada y una impulsada. "(Hanley) es sin duda el hombre en nuestro lineup que cambia las cosas para nosotros una y otra vez. Tenerlo de vuelta con nosotros fue algo muy importante".