Marcell Ozuna. (Alan Diaz/AP)

MIAMI -- Su sonrisa y alegre personalidad nunca desaparecieron. Ahora por fin, el dominicano Marcell Ozuna está de regreso en el terreno.

Eso también son buenas noticias para los Marlins.

Recuperado de una cirugía en el pulgar izquierdo, Ozuna ha vuelto a la acción con los Gigantes del Cibao en la liga invernal dominicana. El guardabosque de Miami, quien cumplirá los 23 años de edad la próxima semana, jugó en su primer encuentro el 2 de noviembre, y desde entonces ha participado en otros tres juegos, bateando de 17-3 con una impulsada.

"Estamos contentos de verlo en salud", declaró el presidente de operaciones de béisbol de Miami, Michael Hill.

La primera temporada de Ozuna en las Grandes Ligas llegó a su final antes de tiempo el 22 de julio, cuando el joven se lesionó el pulgar tratando de hacer una atrapada en Colorado. Unos días después fue operado para repararle un ligamento y una ligera fractura.

Para septiembre, Ozuna ya estaba en prácticas de bateo con el equipo en Miami mientras continuaba sus programas de tiros y acondicionamiento.

Debido a que participó en 70 partidos con el equipo grande, los Marlins estuvieron de acuerdo con que Ozuna jugara pelota invernal.

"Aquí contemplamos la idea de dejarlo jugar el invierno", dijo Hill. "Pensamos que el año pasado progresó al ver lanzamientos y trabajar en su zona de strike. Definitivamente marcó una gran diferencia en su desarrollo completo".

Si se encuentra en salud, Ozuna llegará a los Entrenamientos de Primavera como el principal candidato para el bosque izquierdo o central. Giancarlo Stanton está fijo en la pradera derecha, mientras que Christian Yelich sabe patrullar los jardines izquierdo y derecho.

Ozuna no luce como un guardabosque central, pero tiene un brazo fuerte y suficiente velocidad para ocupar dicha posición. Su lesión ocurrió mientras jugaba en el jardín central.

A la defensa, Jake Marisnick es un jardinero central natural, pero su ofensiva necesitaría más desarrollo en Triple-A. Al igual que Ozuna, Marisnick competirá por un puesto en los jardines en la próxima primavera. Justin Riggiano ofrece una alternativa como suplente o titular.

La principal prioridad de Miami en la temporada muerta es mejorar su ofensiva, la peor en las Grandes Ligas la campaña pasada. De cara a las Reuniones de los Gerentes Generales en Orlando, Florida, no es un secreto que el equipo está en busca de bates. Los Marlins quieren piezas para complementar a Stanton, y Ozuna es una clara opción.

"Llevamos cuatro campañas perdedoras en fila, y nuestra primera con 100 derrotas desde 1998", señaló Hill. "Estuvimos satisfechos con el desarrollo de nuestro pitcheo, pero de todas maneras perdimos 100 juegos. Obviamente debemos anotar más carreras".

Desde que Ozuna firmó con los Marlins en el 2008, ha producido carreras a cada nivel. Antes de ser ascendido a los Marlins desde Doble-A Jacksonville a finales de abril, el quisqueyano bateó .333 con cinco cuadrangulares y 15 empujadas en 10 juegos con Jacksonville.

En el 2012, con Clase-A Jupiter, Ozuna pegó 24 jonrones e impulsó 95 carreras en 129 encuentros.

Como un hombre que le gusta divertirse, Ozuna rápidamente ganó el respeto de sus compañeros con su gran esfuerzo y abundante energía. En su campaña de novato, demostró promesa al batear .265 con 17 dobles, cuatro triples, tres vuelacercas y 32 remolcadas.

Ozuna aún debe demostrar más disciplina en el plato, ya que es propenso a poncharse bastante -- se abanicó 57 veces en 275 turnos en la Gran Carpa. Con los Gigantes en R.D., se ha ponchado cuatro veces en sus primeros 17 turnos.

Sin embargo, desde el punto de vista de los Marlins, para Ozuna el invierno se trata más de repetición que de resultados.

"Creo que queremos continuar su proceso y permitirle que recupere aquellos turnos que perdió debido a la lesión", indicó Hill.