El GG John Mozeliak. (AP)

Los Cardenales de San Luis no han parado de ganar. Tras haberse llevado el banderín de la Liga Nacional ahora también salieron victoriosos en el receso de temporada 2013-14. Les ha ido tan bien este invierno que ni siquiera han tenido que esperar por la porción "14" para realizar sus mejores maniobras.

En un breve repaso, los Cardenales en 2013 ganaron la División Central de la Liga Nacional, lideraron la liga en victorias con 97 y luego se llevaron el título del Viejo Circuito sobre los Dodgers. Lo único que los Cardenales no pudieron ganar fue la Serie Mundial, pero en este preciso momento, los Cardenales son un mejor equipo que aquel que finalizó la postemporada en Boston.

Sí, es difícil para un club mejorar aún más después de haber ganado 97 juegos. Pero el gerente general de los Cardenales John Mozeliak identificó las áreas en las que su equipo necesitaba mejorar y posteriormente las reforzó.

San Luis necesitaba mejorar su defensa en el jardín central y una inyección de velocidad. Asunto arreglado, adquirieron al jardinero Peter Bourjos desde los Angelinos en un canje por el antesalista David Freese. Para algunos fanáticos de hueso colorado de los Cardenales esta maniobra no fue de su agrado, puesto que Freese era uno de sus jugadores favoritos y el JMV de la SCLN y la Serie Mundial en 2011.

Pero Bourjos no sólo es un pelotero con mucha velocidad, pero también un excelente jardinero, uno de los mejores que hay en este momento.

Luego, Mozeliak llenó la vacante en el campo corto con un bate más productivo tras firmar -en una maniobra un poco controversial- al dominicano agente libre Jhonny Peralta a un contrato de cuatro años y $53 millones.

Los Cardenales tomaron en cuenta la suspensión de Peralta por consumo de drogas cuando le ofrecieron el contrato. Pero Mozeliak dijo que el campocorto dominicano había admitido su error y cumplido su castigo, y que los Cardenales no iban a nombrarse a sí mismos "la policía de la moral". Agregó que el club confiaba en que lo de Peralta fue una situación aislada.

Para compensar la salida de Freese, los Cardenales regresaran a Matt Carpenter a la tercera base, y probarán suerte con el prospecto Kolten Wong en la intermedia. Carpenter tuvo una gran temporada en 2013 en todas las fases del juego, a pesar de que era su primera vez jugando la segunda base. Wong, analizándolo ligeramente, no bateó como se esperaba.

Para contar con un colchón en la intermedia y una sólida presencia veterana, los Cardenales firmaron al experimentado infielder Mark Ellis, quien recientemente jugó con los Dodgers. Ellis dejó ir la oportunidad de firmar con clubes que de alguna forma de garantizaban una buena cantidad de acción como titular. Ellis dijo que prefirió a los Cardenales porque cree que este equipo tiene grandes posibilidades de regresar a la Serie Mundial en 2014.

Esa es la idea. Existen tres puntos a destacarse derivados de las maniobras que San Luis ha hecho este invierno. Los jugadores que obtuvieron son todos bateadores derechos, aportando con ello balance a la ofensiva de los Cardenales.

Los Cardenales perdieron al jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán, quien firmó con los Yankees como agente libre. Beltrán tuvo bastante impacto a la ofensiva en San Luis.

Pero los Cardenales no van a sufrir para llenar esa vacante en el jardín derecho. Allen Craig es el indicado para tomar ese puesto, con Matt Adams adueñándose de la inicial. El principal prospecto de los Cardenales, el dominicano Óscar Taveras, es el jardinero derecho del futuro, la única interrogantes es cuándo ese futuro se convertirá en presente.

Entonces, el reporte de los Cardenales en lo que va de este invierno es: Jugadores útiles firmados: tres. Posiciones mejoradas: Al menos dos. Y eso los convierte en uno de los mejores equipos del béisbol.