Bryce Harper batalló con varias lesiones en el 2013.

Todos los equipos en las Grandes Ligas llegaron al 2013 decididos a tener un mejor año que el anterior. Obviamente algunos tuvieron mayores expectativas que otros, aspiraciones que incluyeron la promesa de llegar a la postemporada.

Como lo demostraron algunos de ellos con las piezas necesarias para hacer del 2013 una temporada especial, fue difícil alcanzar la meta. Al final, el destino de jugar en octubre no es tan fácil encontrar.

Estos fueron conjuntos que hicieron grandes transacciones en la temporada muerta, como los Azulejos y sus varios refuerzos, también los Angelinos con otra estrella en sus filas a largo plazo.

También hubo equipos que estuvieron en los playoffs y esperaban dar el siguiente paso, como los Nacionales defendiendo su primer título divisional, y los Yankees decididos a llegar lejos con su núcleo veterano.

Observando las historias que definieron el 2013, aquellos cuatro clubes representaron a los favoritos que sufrieron varios golpes la temporada pasada y a los conjuntos que buscan mejor suerte en el 2014 después de un año en que no alcanzaron el objetivo que se habían fijado.

En Toronto, las altas expectativas se desviaron temprano y nunca volvieron a encontrar su camino luego de un invierno de cambios de cara al 2013. Valientes canjes con los Marlins y Mets trajeron un flujo de talento que tenían a los Azulejos pensando en su primera participación en la postemporada desde 1993.

"Creo que casi todos esperaban que fueramos un buen equipo, aunque no estoy seguro hasta qué nivel", dijo el gerente general de Toronto, Alex Anthopoulos al final de la campaña. "Pero pienso que unánimamente la gente creyó que sería un equipo competitivo, y las cosas no resultaron como queríamos".

Lo mismo puede decirse de unos Angelinos que hicieron las cosas más interesantes al agregar a Josh Hamilton. Pero como el dominicano Albert Pujols, C.J. Wilson y la llegada de la joven estrella Mike Trout no fueron suficiente en el 2012, la firma de Hamilton no ayudó a los Angelinos a ascender en la tabla de posiciones o impulsarlos a su primer viaje a los playoffs desde el 2009.

Por su parte los Nacionales y Yankees, contaban con las piezas para el éxito después de participar en la postemporada en el 2012. Pero ambos clubes dieron un paso hacia atrás en el 2013, quedando fuera de la fiesta de octubre.

El dirigente de Washington, Davey Johnson, indicó que si no llegaban a la Serie Mundial en el 2013 sería un fracaso, pero ni siquiera avanzaron a la postemporada. Los Nacionales no contaron con la magia que tuvieron el año anterior pese a que Jordan Zimmermann surgió como un abridor élite y otros puntos positivos en una temporada con foja de 86-76. Tuvieron problemas en la ofensiva, con las lesiones de Bryce Harper el principal factor, y a pesar de dar la pelea por uno de los comodines en la Liga Nacional, no pudieron llegar a la meta que había establecido Johnson.

Por su parte, los Yankees esperaban tener a un saludable Derek Jeter de regreso a la acción, y se preparaban para darle una despedida a sus estelar cerrador panameño Mariano Rivera, y eventualmente Andy Pettitte. Pero no llegaron muy lejos con esas estrellas, especialmente con la dolencia de Jeter siendo peor de lo que se esperaba y Nueva York se quedó por fuera de la postemporada por solamente segunda ocasión en 19 años. Enviaron 19 jugadores a la lista de lesionados y emplearon a 56 en su roster, un récord en la franquicia.

Para el final del año, el equipo no sabía si el piloto Joe Girardi regresaría para una séptima temporada. Pero Girardi renovó su contrato con las esperanzas de regresar a octubre, confiado en que verá otra Serie Mundial en los cuatro años de su nuevo pacto.

"Definitivamente. No hubiera regresado si no pensaba que podíamos ganar un título", manifestó Girardi. "Sé que hay mucho trabajo por hacer. Tenemos varios vacíos por llenar con la partida algunos y el retiro de otros, pero tengo fe en esta organización".

Desde entonces, los Bombarderos firmaron al puertorriqueño Carlos Beltrán, Jacoby Ellsbury y Brian McCann para llenar los vacíos en la alineación, y ahora según informes estarían cerca de pagar por los derechos de negociar con el abridor japonés Masahiro Tanaka. Los Yankees ya fijaron su mira en la postemporada -- como lo hicieron hace un año.

Por eso la mentalidad de los equipos que no cumplieron con las expectativas en el 2013 es que pueden comenzar de nuevo en el 2014.