Giancarlo Stanton. (Mitchell Layton/Getty Images)

MIAMI - Haber firmado un contrato de US$6.5 millones para el 2014 le dio a Giancarlo Stanton seguridad a nivel económico y personal. Pero antes de que el toletero de 24 años de edad considere un contrato multianual con los Marlins, quiere ver una continuidad más definida en la organización.

"También quiero estabilidad en cuanto al equipo se refiere", le dijo Stanton a MLB.com. "Estoy muy satisfecho de cómo las cosas salieron para mí. Pero quiero ver las cosas progresar. Tengo mi seguridad ahora. Quiero ver eso mismo en el equipo y creo que vamos por el camino indicado".

El futuro de Stanton, uno de los rostros de la franquicia, está en el aire, ya que no ha firmado un acuerdo a largo plazo. El club y el representante de Stanton, Joel Wolfe, recientemente acordaron un contrato para el 2014, lo cual representó un paso alentador. Con el pacto, las partes evitaron acudir a una audiencia de arbitraje.

Stanton podría convertirse en agente libre después de la temporada del 2016. El cañonero dijo que no anticipa hablar acerca de una extensión hasta después de la campaña.

"No creo que quiera tener que jugar y lidiar con eso durante la temporada", dijo.

La directiva del club de Miami ha dicho públicamente en varias ocasiones que quisieran firmar a Stanton a un contrato multianual. Pero ambas partes estuvieron de acuerdo temprano en la temporada baja en pactar para el 2014 y luego ver qué pasa.

Es obvio que Stanton quiere ver resultados concretos.

"La estabilidad de un equipo no se consigue en un par de segundos", dijo. "Eso sucede en el transcurso de una o dos temporadas. Si me demuestran eso, podemos hablar".

El escepticismo de Stanton es comprensible. Desde que debutó en Grandes Ligas en el 2010, Stanton ha jugado para cinco managers distintos y ha tenido cinco coaches de bateo.

En el 2012, los Marlins hicieron una inversión enorme mientras se preparaban para trasladarse al nuevo Marlins Park. El venezolano Ozzie Guillén fue contratado como manager y el club firmó a varios agentes libres de lujo, incluyendo al dominicano José Reyes, Mark Buehrle y Heath Bell.

Pero el equipo decepcionó en la primera mitad y en el mes de julio, el dominicano Hanley Ramírez, los venezolanos Aníbal Sánchez, Omar Infante y Edward Mujica, Randy Choate y Gaby Sánchez fueron canjeados. Después de que los Marlins terminaran en el sótano de la Liga Nacional, Bell, Buehrle, Reyes, Josh Johnson, John Buck y el quisqueyano Emilio Bonifacio también fueron traspasados. Guillén fue reemplazado por Mike Redmond.

Con un roster repleto de jovencitos, los Marlins terminaron el 2013 con foja de 62-100.

La organización hizo una serie de movimientos importantes este invierno, entre los cuales están las contrataciones de Jarrod Saltalamacchia, los dominicanos Rafael Furcal y Carlos Mármol, Garrett Jones y Casey McGeehee.

Stanton dice estar contento con el nuevo rumbo que ha tomado el equipo, pero comprende también las frustraciones de los fanáticos dado el historial de cambios radicales del club.

"Como fanático, yo también querría esa estabilidad en el equipo", dijo.

Stanton viene de una temporada algo decepcionante por sus propios estándares, ya que bateó para .249 con 24 jonrones y 62 remolcadas en el 2013.

Por lo tanto, en lugar de hacer pronósticos para sí mismo o para el equipo, quiere ver acción.

"Este va a ser uno de esos años en los que no hay que decir mucho", manifestó Stanton. "No tenemos que decir 'Este es el año' o 'Esto es lo otro'. Hay que hacerlo. Eso es lo que he dicho durante el último año y medio. Éste es el momento. No hay más que hablar. Pronto va a parecer que son alardes falsos. Tenemos que salir y hacerlo y construir. Hacer las cosas de manera callada y cumplir. Ya no más, 'Oigan, vamos a hacer eso' y luego no damos la cara. Tenemos que simplemente hacerlo".