Los Atléticos han sabido seguir arriba en el Oeste de la Liga Americana.

MIAMI - Los Atléticos ya no son la Cenicienta de Grandes Ligas. Son un equipo bueno-muy bueno.

Buscando un tercer título divisional en forma consecutiva, Oakland presume el mejor récord de las Mayores con 48-30 y ha sobre-anotado a la oposición por 129 carreras. Ningún otro club está ni cerca de esa diferencia.

La gente aún se pregunta cómo lo hacen los Atléticos, un equipo de mercado pequeño que gasta muy poco, relativamente a las otras organizaciones de Grandes Ligas.

A continuación, cinco razones del éxito de los "verdes":

1. Rendimiento al dividir tiempo de juego
Los Atléticos lo han hecho lucir muy fácil en los últimos años, lo cual provoca la siguiente pregunta: ¿Por qué no lo hacen otros equipos? Algunos han copiado dicha estrategia, pero nadie lo hace como Oakland, donde los peloteros creen en un sistema sin egos. Cada jugador sabe su rol y lo acepta, aunque sea de tiempo parcial.

2. Bob Melvin
Un sistema de dividir tiempo de juego será tan bueno como el manager del equipo. Melvin, merecidamente, es considerado uno de los mejores por su forma de manejar el lineup diario y de crear un ambiente en el clubhouse que fomenta la comunicación.

Claro, el gerente general Billy Beane y los genios de su oficina central son los responsables de traer a los jugadores para crear un roster profundo y balanceado, pero Melvin lo hace funcionar. Los peloteros lo respetan y confían en él.

Sólo los Rays (82) tienen más hits de emergentes que los Atléticos (67) en la Liga Americana. El promedio de .284 y porcentaje de embasarse de .410 de parte de los emergentes de Oakland son los mejores entre los equipos con al menos 45 turnos de esa naturaleza.

El poder jonronero
Josh Donaldson y Brandon Moss se parecen a José Canseco y Mark McGwire, los Bash Brothers de la década de los 80 y principio de los 90. El cubano Yoenis Céspedes es un tercer miembro del grupo y cada uno de ellos tiene más de 50 empujadas. Ningún otro equipo tiene dos bateadores con 50 o más.

Tanto Donaldson como Moss ha acumulado 18 jonrones, mientras que Céspedes tiene 14.

4. El pitcheo
Esto no es ningún secreto. Este año las figuras son Sonny Gray y Scott Kazmir. La rotación ha brillado a pesar de las ausencias por lesión de Jarrod Parker y A.J. Griffin. La efectividad de 3.23 de los abridores es la mejor de la Liga Americana.

Luego está el bullpen. Después de un arranque difícil del 2014, el relevo ha tomado forma y es uno de los mejores de Grandes Ligas. Su cerrador de US$10 millones, Jim Johnson, no resultó nada bien. Pero Sean Doolittle ha asumido el rol de manera brillante. El zurdo tiene una proporción increíble de 53 ponches y una sola base por bolas otorgada este año y lleva 24.1 innings seguidos sin permitir carrera.

5. La química
Beane no cree mucho en los poderes intangibles de la química en el clubhouse, pero los jugadores de los Atléticos afirman que es importante. Sin egos, todo el mundo es bienvenido, todos se sienten cómodos y se llevan bien. Después de eso, como dice con frecuencia Kazmir, todos salen al terreno a divertirse.