Miguel Montero (AP)

MINNEAPOLIS -- Para la familia de Miguel Montero, Disneylandia tendrá que esperar.

El receptor venezolano tenía planes para llevar a sus seres queridos al famoso parque de diversiones en Anaheim durante la pausa del Juego de Estrellas, pero una lesión del boricua Yadier Molina le abrió el camino al cátcher de los Diamondbacks para integrarse al Equipo de la Liga Nacional.

"Estuve un poco indeciso de venir o no venir, porque ya tenía compromisos hechos", dijo Montero durante el encuentro con los medios en esta ciudad. "Creo que me merecía venir desde un principio y creo que tuve los números como para por lo menos estar en los votos.

"Pues no fue así y no quería ocupar el puesto de otra persona y mucho menos por una lesión, como fue el caso de Yadier. Para nada, me convencieron, la familia me convenció y lo acepté".

Acierta Montero al hablar de los números. El caraqueño encabeza a los receptores de Grandes Ligas en empujadas con 52 y es líder de la Liga Nacional en juegos iniciados en la receptoría con 82.

En el 2014 Montero batea .262, con 11 jonrones y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .760.

Más llamativa es la actuación del venezolano ahora si uno la compara con su temporada del 2013, cuando Montero vivió un bajón ofensivo totalmente inesperado luego de dos campañas estelares con el madero en Arizona. En lo que va del 2014, el veterano ha igualado su cantidad de cuadrangulares y dobles (14) de todo el año pasado en 31 juegos y 223 veces al plato menos, mientras que ya lleva 10 impulsadas más que en toda la temporada pasada.

"La verdad es que no quiero ni recordarlo (el año pasado)", dijo Montero, quien participa en el segundo Juego de Estrellas de su carrera. "Pero así es el béisbol y así son los deportes. Hay años buenos y años malos, pero siempre y cuando te levantes, des lo mejor de ti y sigas batallando, hay chance de recuperarse".

Eso mismo es lo que ha hecho Montero en el 2014. Llegó a los entrenamientos con la mente despejada y en salud, sin los dolores en la espalda que lo había aquejado en temporadas anteriores.

"Empezar de cero no es lo mismo que agotar 300 turnos y estar bateando .180; ahí es más difícil", relató Montero. "Fue cuestión de enfocarme en agotar buenos turnos y tal vez no tanto en los resultados, porque obviamente con buenos turnos los resultados iban a salir".

PARTÍCIPE DE RÉCORDS VENEZOLANOS
Montero es uno de ocho venezolanos convocados a este 85 Juego de Estrellas, un récord para su país en Clásicos de Media Temporada. Y Félix Hernández será el primer venezolano en ser lanzador abridor del evento cuando se suba al montículo por la Liga Americana el martes. De hecho, con Salvador Pérez detrás del plato, será una batería totalmente venezolana del Joven Circuito.

Además, en dos ocasiones este año Montero ha sido uno de 10 venezolanos participantes en un juego de Grandes Ligas--cifra récord también--en choques entre los Diamondbacks y los Gigantes.

"Es un orgullo", expresó al respecto Montero. "Está creciendo el béisbol venezolano; cada vez hay más en Grandes Ligas. Incluso, uno se encuentra con venezolanos que ni siquiera había visto jugar en Venezuela ni jamás escuchado en Venezuela.

"Obviamente (estoy) orgulloso por Félix, contento por él y por todos los venezolanos".