Los Marlins llevan marca de 36-30 en casa. (AP)

MIAMI - Con su triunfo por 10-3 sobre los Diamondbacks el domingo, los Marlins volvieron a la marca de .500 y hicieron valer la idea de que son con equipo contendiente.

La victoria también tuvo otro significado para los que vivieron las 100 derrotas de la temporada pasada.

En el 2013, Miami ganó apenas 62 partidos, alcanzando dicha cifra al triunfar en cada uno de sus últimos cuatro juegos-incluyendo un no-hitter del derecho venezolano Henderson Alvarez en el último día de la campaña.

El domingo, los Marlins pusieron su récord en 62-62.

Tom Koeler fue el pitcher ganador ante Arizona y mejoró a 9-9 en el 2014, luego de ser parte de las tantas derrotas de la temporada pasada.

"Estaría mintiendo si no dijera que pensé en eso después de que ganamos", expresó Koehler. "Y pensar que tuvimos que llegar hasta la última serie del año la temporada pasada para alcanzar esas 62 victorias, pues demuestra el gran trabajo que ha hecho la gerencia a la hora de construir un equipo competitivo. Crearon un grupo de muchachos que van a luchar hasta lo último.

"Sabíamos desde el principio que íbamos a jugar duro", continuó el lanzador. "No sabíamos cómo serían los resultados, pero cuando estamos en el terreno vemos las cosas caer de nuestro lado. El año pasado no fue así".

Giancarlo Stanton, quien dio jonrón y empujó cuatro carreras el domingo, estuvo de acuerdo con lo expresado por Koehler.

"Es diferente cuando vienes (al estadio)", dijo el toletero. "Ya no es como un funerario aquí cada vez que llegas.

"Entonces, es bueno. Estamos sueltos y entendemos qué nos espera. No estamos flojeando para nada".

Para los Marlins, llegar a la marca de .500 no ha sido fácil.

Para el 19 de julio, Miami tenía 44-52, pero desde ese entonces lleva 18-10.

"Sabemos valorar dónde estamos y hacia dónde estamos tratando de ir", dijo el manager de los Marlins, Mike Redmond. "Tenemos que salir y seguir jugando. Este es un grupo especial de muchachos que luchan y batallan. Se apoyan uno al otro y hacen las cosas que hacen los equipos campeones".

Miami está en medio de muchos equipos de la Liga Nacional que disputan los dos Comodines del circuito. Pero desde el punto de vista del equipo, aún los Peces aún están en la pelea.

"El año pasado fue difícil", manifestó Redmond. "Sabíamos que iba a ser una temporada dura, pero sabíamos que eso nos haría mejores para este año.

"Entonces, se siente bastante bien estar aquí con la misma cantidad de victorias (que el año pasado)".